Los hosteleros de la provincia de Castellón deben adaptar sus locales a la normativa antitabaco antes del 1 de septiembre, pero existe un gran desconocimiento en el sector acerca de cuáles son los sistemas adecuados para poder cumplir con el decreto autonómico aprobado el 21 de abril, ya que éste no los concreta.

Ante esta situación, el gerente de Asociación Provincial de Empresarios de Hostelería y Turismo, Carlos Gomis, explicó que se recomienda a los asociados que "exijan un certificado en el que la empresa de instalación acredite que el sistema se adecua a la norma para evitar problemas con la inspección de Sanidad".

Gomis alertó de que existe la posibilidad de que muchos instaladores aprovechen el "desconocimiento" y la "confusión" para instalar sistemas que no son adecuados al fin que se persigue.

La mayoría de locales está centrando su atención en los equipos de aire para poder cumplir con la normativa y, en lo posible, evitar recurrir a obras.

Así, en el mercado se pueden encontrar aparatos que rondan los 850 y los 3.000 euros, cuando una reforma asciende, como mínimo a los 6.000 euros. Es el caso de los filtros purificadores de aire para locales cerrados que eliminan partículas contaminantes, como humos, polvo y olores, entre otros, y pueden encontrarse a partir de 500 euros, explican en Font Calefacción.

La Federación de Turismo de Castellón, mientras, ha reclamado de la Administración ayudas para poder cumplir con la norma. Así, el presidente de Feturcas, Eduardo Ferreres, apuntó: "La Administración hubiera tenido que facilitar subvenciones para adecuar los aparatos o favorecer los convenios con instituciones financieras para facilitar créditos blandos". Gomis confió en que los hosteleros no esperen hasta el final para cumplir con la ley, pues se verán obligados a atender las exigencias en la temporada turística.