Los empresarios de clubs han detectado en los últimos años un aumento de la afluencia de jóvenes a este tipo de establecimientos, especialmente durante los fines de semana. Además, diferentes oenegés y asociaciones de ayuda a las mujeres inmigrantes, como Causas Unidas y Alecrín, destacan que se ha incrementado el número de adolescentes y jóvenes que acuden a este tipo de establecimientos para estrenarse en las relaciones sexuales. No obstante, la mayoría de los jóvenes que van a los locales son trabajadores de entre 19 y 28 años, que suelen gastarse una media de 300 euros al mes en copas y relaciones con las chicas que alternan en los locales dispersos existentes por toda la provincia.