El impulso comercial que ha vivido la ciudad de Castellón a lo largo de los últimos 12 meses ha agudizado la falta de mano de obra en este sector. Como confirman tanto las organizaciones empresariales como las empresas de trabajo temporal consultadas,"en el último año se ha incrementado considerablemente la demanda de personal para trabajar en tiendas y solo hace falta ir por las calles céntricas para ver los carteles de búsqueda en los escaparates".

Y es que, en el corto plazo de 12 meses, la apertura de El Corte Inglés y la puesta en marcha de las dos fases del Centro Comercial Salera --la segunda prevista para el 15 noviembre-- han generado más de 2.500 empleos, tanto para la capital como para los municipios colindantes.

En este sentido, el presidente del Centre Ciutat Castelló (CCC), José Luis Verchili, asegura que "el pequeño comercio se ha convertido en la escuela de muchas personas que ahora se van a trabajar a centros comerciales". Lo mismo opina el presidente de la Asociación de Empresas del Comercio de Castellón, Cristóbal Cervera, quien añade que el motivo por el que muchos de los empleados prefieren pasar de la pequeña a la gran empresa es "porque ofrecen un mejor horario, muchas veces intensivo, algo que nosotros no podemos". El presidente de Pymec, José Antonio Galiana, también destaca el "atractivo de los nuevos puestos de trabajo".

FORMACIÓN Se trata de una fuga de dependientes que ocasiona problemas a los minoristas para encontrar el personal adecuado para suplir las bajas. Por este motivo, Cervera apunta a la necesidad de que "los comercios nos unamos para crear una bolsa de trabajo y llevar a cabo labores de formación que permitan una mayor profesionalización". Una idea que comparte Verchili, quien anuncia que el CCC tiene entre sus próximos proyectos el desarrollo de esta iniciativa, "que facilite tanto la promoción de los empleados como la cobertura de las vacantes que se produzcan".

ESPECIALIZACIÓN Mientras, las empresas de trabajo temporal suelen ser una de las herramientas utilizadas para captar aspirantes. La responsable de administración y servicios de Laborman, Raquel Coll, asegura que "en las anteriores semanas hemos detectado un impulso especial en la búsqueda de gente" y detalla que los empresarios necesitan "personas especializadas, que cuenten con una experiencia demostrada y que hayan realizado cursos".

El jefe de oficina de Work ETT en la capital, Carlos Vernier, añade que "se trata de puestos que cuestan más de cubrir que otros que requieren menores conocimientos, debido a que la gente que trabaja en tiendas prefiere optar a empleos de una menor calificación formativa". En Temporal Transfer añaden que "los bajos niveles de paro de la provincia --que en septiembre volvió a caer un 0,63%-- también dificultan cubrir las ofertas en comercio".

Los empresarios de la capital mantienen que la formación es cada vez más necesaria porque "el servicio que ofrecemos en las tiendas de toda la vida nos aporta el valor añadido que nos permite competir".