La secretaria general del PPCV, Adela Pedrosa, afirmó ayer que el Plan Hidrológico Nacional "garantizaba el abastecimiento sin necesidad de penalizar el consumo de agua", una medida que, a su juicio, "es incomprensible en el pleno siglo XXI, ya que disponemos de la tecnología suficiente para redistribuir el agua de forma que no haya restricciones ni haya que pagar un plus por ella".

Pedrosa lamentó que "al final somos los ciudadanos los que pagamos la derogación del trasvase del Ebro", ya que "al no existir ningún tipo de alternativa, tiene que recurrir a iniciativas en las que quienes finalmente salen perjudicados son los ciudadanos, que tendrán que arañar en sus bolsillos para poder utilizar el agua que Narbona no ha podido garantizar". Con todo, la popular apostó también por fomentar el ahorro hídrico.