El número de extranjeros que inician los trámites para traer a la provincia a sus familias ha aumentado con respecto al 2006. Así se desprende de los datos facilitados por la Subdelegación del Gobierno de Castellón, en los que se denota un incremento, a pesar de que, desde este año, los ciudadanos rumanos y búlgaros tienen libertad de movimientos y derecho a residir en cualquier país de la Unión Europea tras la ampliación.

En concreto, 1.585 solicitudes de reagrupación familiar se presentaron en la provincia desde el 1 de enero hasta el 31 de julio del 2006. En el mismo periodo de 2007 ya se han registrado 1.645. Paralelamente, el nivel de resolución de la Administración ha mejorado pues, hasta finales de julio, se habían resuelto 1.122 expedientes cuando en el mismo periodo del anterior fueron 934.

Este incremento del número de solicitudes presentadas se debe, según la Subdelegación del Gobierno, a que el colectivo de extranjeros ha aumentado. Son los magrebíes los que más peticiones presentan, ya que, además, son los que tienen familias más extensas. Por este orden, marroquíes y argelinos son los que más trámites inician, aunque también lo hacen muchos ciudadanos nigerianos.

DOS AÑOS La presidenta de la Asociación Latinoamericana, Aura Janet Apraez, explicó que hay personas que, desde que llegaron a España, se han pasado cinco o seis años sin poder tener a sus hijos consigo. En concreto, "una vez que la gente tiene su situación legal en España, tarda hasta dos años en traer a sus pequeños", indicaba. Otra razón de que se hayan presentado más solicitudes puede estar "en los efectos del proceso extraordinario de normalización de inmigrantes, abierto en el 2005".

El experto en inmigración Vicent Zaragoza recordó que en mayo del 2005 finalizó el plazo para presentar peticiones de regularización. "Una persona que la solicitara en dicho plazo, legalizaría su situación en septiembre u octubre de ese año. Para iniciar el procedimiento reagrupador debería dejar pasar un año más, lo que nos situaría en septiembre u octubre del 2006, en que tendría que renovar su tarjeta de residencia. Una vez solicitada la renovación, deberían pasar tres o cuatro meses, dado que la mayoría se resuelve por silencio administrativo", dijo.

3.000 RESUELTAS EN UN AÑO En el 2006, la Subdelegación del Gobierno recibió 3.115 solicitudes de reagrupación familiar. En ese periodo resolvieron 3.041. Este año se está aún lejos de alcanzar esa cifra. Hasta el 10 de agosto, se habían presentado 1.690, habiéndose resuelto 1.151.