Uno de los rasgos diferenciadores del sistema por el que se rigen en Castellón y en el resto de España farmacias y medicamentos está en el hecho de que las cooperativas de distribución de los productos son propiedad de las propias farmacias. Este hecho es el que hace, mediante el pago solidario de los gastos de transporte, que los precios no sean más altos en las poblaciones dispersas del interior que en los núcleos urbanos.