Las tres capitales de provincia acogen en la Comunitat Valenciana el 30% de los comercios. Además, hay una elevada concentración de establecimientos minoristas en municipios considerados como cabeceras comerciales por su capacidad de atracción.