El Ayuntamiento de Burriana ha puesto en marcha un plan de estabilidad presupuestaria para hacer frente al alto nivel de endeudamiento por el que atraviesa la localidad desde después del verano. El programa incluye medidas como la revisión del tipo impositivo sobre el Impuesto de Bienes Inmuebles de naturaleza urbana (IBI), ajustar anualmente el Índice de Precios al Consumo --y no cada dos años--, así como el impuesto de vehículos de tracción mecánica.