Casi el 15% de las comunidades de propietarios de la provincia de Castellón sufren el impago de cuotas o derramas por parte de uno o varios propietarios de los pisos, sean empresas o particulares. Esto supone un total de 3.700 edificios con algún inquilino moroso. Un porcentaje que, según un reciente estudio, llega al 16% en la Comunitat; y hace un año era del 10%.