La morosidad está a la orden del día en las comunidades de propietarios y se ha convertido en un serio problema para familias de Castellón. "Al que no vive le da igual si hay luz o limpieza; las empresas o particulares que tienen viviendas por vender o que no viven, o bien residen pero pasan por dificultad económica, llevan meses e incluso un año sin pagar". Así lo expresa una administradora de fincas de la capital que prefiere mantener su anonimato.

Solo pagan dos de 40

Una de las gestorías consultadas lleva casos "dramáticos" de bloques que han tenido que prescindir del servicio de limpieza de la escalera o incluso tener cortada la luz de las zonas comunes por el adeudo de cuotas. Mientras, quienes sí pagan no reúnen el suficiente bote para llegar a fin de mes.

"Hay bloques de residentes donde solo hay dos pisos vendidos y faltan todavía 40 por comercializar, con lo que solo pagan dos. Y así es imposible funcionar y atender todos los gastos de conservación y mantenimiento del edificio", indican desde la firma de servicios.

El deudor siempre suele alegar la "falta de liquidez", y en el caso de constructoras, la escasez de ventas en la actual coyuntura. "A quien no reside allí le da igual, pueden pasar uno y hasta dos años con varias cantidades por pagar", resaltan.

Al respecto, desde otra gestoría confirman que tienen conocimiento de situaciones en las que "se debe todo el 2009 y, cara al 2010, incluso tienen importes pendientes del 2008".

En opinión de los profesionales de la administración de fincas, "el problema más grave es sin lugar a dudas el perjuicio para el resto de residentes, que se quedan sin servicio igual, tanto antes como durante el tiempo que puede durar el juicio".

Los recibos salen a más

Desde otra finca de Burriana los vecinos señalan que, cuando se requiere una derrama por una situación extraordinaria, unida al impago de cuotas, el problema se agrava. "Durante el episodio de fuertes lluvias se estropeó el ascensor y, aunque el Consorcio de Seguros se había comprometido a pagar el coste de la avería, la compañía no quería repararlo si no se le pagaba antes. Supone una derrama de 125 euros por propietario, muchos no pagan y, al repartir, salimos a más", critican.

Además, las cuotas de las viviendas por vender se acumulan mes a mes. "Es injusto. Deberían precintar la entrada a quien no pague. A ver qué pasa cuando alguien intente comprar un piso y vea las deudas acumuladas", resaltaron.

En complejos con zonas de uso común, como salas multiuso, piscina, jardines o pistas deportivas, aumenta el gasto.