Una de las opciones clásicas para trabajar en el extranjero es la de ‘au-pair’, cuidando a niños en casa de una familia. Según explican desde Viajar y Estudiar, las peticiones se han incrementado desde enero hasta la actualidad. No obstante, esta es una opción básicamente factible para estudiantes, ya que “no es un trabajo con contrato ni remunerado, aunque proporciona casa y manutención a cambio de varias horas de trabajo; ideal para seguir formándose, porque solo hay que pagar los cursos”. Estos programas suelen durar ocho semanas.