Aunque son muchos los currículos de jóvenes y no tan jóvenes que llegan a cooperativas agrícolas de Benicarló, como Benihort, para trabajar a lo largo de todo el año, el personal está más que cubierto por ahora.

Como labores propias del verano figura la campaña fuerte de la sandía, que está dando ya comienzo, “pero no necesitamos trabajadores adicionales, pues se cubre con la propia plantilla fija discontinua”.

Gracias a esta fruta la mano de obra puede alargar su contratación para la temporada estival. No será hasta septiembre cuando se abra una lista de trabajadores para la campaña citrícola, que sí genera contratos adicionales. Mª JOSÉ SÁNCHEZ

Carmina Valls trabajará durante este verano como cocinera en una tasca del casco antiguo de Peñíscola, en El Raconet de Ca Du. Incorporada ya en el quehacer diario para el comienzo de la temporada de vacaciones, su caso es el de muchas personas “que vamos encadenando trabajos temporales de un sitio a otro”.

De este modo, afirma que para lograr colocarse hay que buscarse la vida, y en su caso, le funciona muy bien ponerse en contacto con la gente, con la ayuda de la familia y también teniendo la convicción de que se puede conseguir.

Recuerda que con solo 13 años comenzó a trabajar de carnicera en Barcelona, y al cabo de unos años, recondujo su vida profesional hasta el sector de la hostelería.

En su caso no solo destaca el hecho de poder trabajar en un año muy difícil para el mercado laboral, sino también por su edad. “Tengo 59 años, y me siento una privilegiada por tener un empleo, cuando hay tantas mujeres de mi edad que no lo encuentran”, indica. Y agrega: “Cuando acabe la temporada estival, volveré a buscar una ocupación, con la voluntad de los que buscan mucho y al final acaban encontrando”. BARTOMEU ROIG

Elsa Arista Arnau, de 22 años de edad, ha estudiado un grado de turismo en la Florida Universidad, en Catarroja (Valencia). Este verano es el primero en el que ha iniciado su andadura en el mundo laboral, ya que está trabajando en la Tourist Info situada en la playa de Moncofa.

“Este es mi primer trabajo y la verdad es que, después de ver la gran dificultad en conseguir un puesto de trabajo, me siento afortunada, porque encima trabajo en lo que me gusta”, explica la propia Elsa.

Además, agrega: “Mi trabajo consiste en ir informando a turistas y demás personas y, al mismo tiempo, me estoy formando, porque cuando terminas los estudios, empiezas otra aventura que es la práctica y también tengo que saber defenderme y pienso que lo estoy consiguiendo”.

Esta joven de Moncofa tiene pensado seguir estudiando “porque cuando se vuelva a crear empleo, las personas más formadas son las que tendrán más posibilidades y por ese motivo me gustaría compaginar el trabajo con los estudios, pero si no puede ser me dedicaré a estudiar, porque al final pienso que tal y como está todo será la mejor salida”. MIQUEL ÀNGEL SÁNCHEZ