La necesidad agudiza el ingenio. Ante la falta de acceso a las vías de financiación convencionales, está obligando a los usuarios a buscar otras opciones, algunas de ellas no siempre adecuadas, tal y como alertan las organizaciones de consumidores.

Una de las que ha crecido mucho en los últimos años ha sido la de los créditos fáciles o rápidos. Los expertos advierten de que esta opción, que a priori parece muy sencilla asequible, a la larga no lo es tanto, dado que los intereses de devolución son muy altos, así como las penalizaciones vinculadas a las posibles demoras. A todo esto hay que añadir que, en muchas ocasiones, las personas que recurren a estas financieras ya se encuentran en una situación muy precaria, por lo que, en lugar de ser una ayuda, termina siendo un lastre mayor.

Otra de las estrategias que están siguiendo los castellonenses, en una tendencia que es generalizada en España, es la reunificación de préstamos. Los expertos subrayan que la reunificación de deudas resultará interesante para aquellos usuarios que necesiten liquidez porque están atravesando momentos de apuros para hacer frente a las diferentes cuotas. El ahorro que facilita la unificación de deudas es a costa de cambiar compromisos a corto plazo. Como contrapartida, se obtiene una liquidez que se puede destinar en afrontar los compromisos.