Los trabajadores que se han visto afectados por los concursos de acreedores, como se denominan ahora los antiguos procesos de quiebra en una empresa, han sido un total de 2.414, de los que la mayor parte, 1.423, estaban en firmas de menos de 250 empleados.