La zona tranquila del mapa de residuos provincial da un paso al frente con la construcción de la planta de combustible derivado de basuras --primera en la Comunitat--, que permitirá eliminar los rechazos de la planta de reciclaje y compostaje, por lo que en cuanto esté en marcha no se necesitarán vertederos. Está instalación, que tiene un presupuesto de 6,5 millones de euros, estará junto a la actual planta, en el término municipal de Onda. Ocho municipios (Castellón, Vila-real, Betxí, Almassora, Burriana, l’Alcora, Onda y Benicàssim) forman parte de Reciplasa, que es el ente que gestiona los residuos y el espejo en el que se han mirado el resto de consorcios por su eficacia y la voluntad de consenso pese a los diferentes colores políticos de los alcaldes. El presupuesto que se acaba de aprobar para el presente ejercicio ronda los 10.096.000 euros.