El dato de diciembre confirma la tendencia al alza en iniciativa empresarial y Castellón avanza un puesto sobre el ránking de noviembre, para cerrar el 2012 como la cuarta provincia en la que más crece la puesta en marcha de nuevas firmas, solo por detrás de la Rioja, Córdoba y Ceuta, con un alza del 12,8%, que triplicando, además, el 4,1% de la media nacional y doblando el 6% de la Comunitat Valenciana.

Aunque aún siguen sin compensarse los cierres, la destrucción neta del tejido empresarial castellonense se desaceleró en el último ejercicio, con una caída del 20%, con respecto al 2011, según los datos oficiales procesados por la agencia de rating Axesor.

El analista del Gabinete de Estudios de esta compañía, Javier Ramos-Juste informa que los sectores de actividad principales responsables de la subida en la iniciativa empresarial experimentada en 2012 son las actividades inmobiliarias (+39,2%); la industria manufacturera (+38%); y los servicios (+ 21,8%), especialmente las ramas dedicadas al transporte y la logística (+84,2%), las actividades sanitarias y de servicios sociales (+73,3%), así como y las actividades profesionales, científicas y técnicas (+27,7%).

En cuanto a la menor destrucción de firmas, Ramos-Juste, valora que “es muy positivo” el descenso y estima que, “si 2013 consolida esta tendencia, se habrá pasado página definitivamente a un periodo aciago para el tejido empresarial castellonense”.

Por sectores, el experto explica que la destrucción neta de empresas está muy concentrada en el macro sector de promoción, construcción y actividades inmobiliarias, que representa el 74,5% de la destrucción neta de tejido empresarial en la provincia. Industria manufacturera (10,2%), comercio (9,3%) y el sector de actividades administrativas y de servicios auxiliares (3,7%) son los otros grupos de actividad en los que más se sitúa la desaparición neta de empresas en el 2012.

adaptación // Desde el Colegio de Economistas de Castellón, su presidente, Jaime Querol, atribuye parte del proceso de mayor iniciativa empresarial al empuje de las plantillas de aquellas firmas que cesan en su actividad, cuyos miembros ponen en marcha nuevas empresas, “con menos personal, adaptándose a la realidad actual de nuestra economía”.

En cuanto al menor ritmo de cierres, Querol valora que “si hay un fondo para la crisis, creo que ya lo hemos encontrado; las empresas que quedan están resistiendo y esto ya es positivo, con el esfuerzo centrado en los mercados internacionales.”

Por otra parte y en cuanto al mayor número de concursos de acreedores, que cerraron el 2012, con un aumento del 73% sobre el 2011, al pasar de 96 a 166, el economista indica que “son de empresas de menor volumen y es frecuente que se acojan a procesos de refinanciación, que deberán saldarse en dos años y esperemos que en ese periodo puedan recuperar sus resultados”.

Otro indicador, el de las ampliaciones de capital, con un aumento en volumen financiero del 1,28% en Castellón, frente al alza nacional del 10,11% y la caída autonómica del 3,7%, Javier Ramos-Juste explica en su análisis que, “en un contexto de restricción financiera exterior y de sequía de crédito, muchas empresas viables y con capacidad de crecimiento encuentran como única salida la autofinanciación”, en referencia al mecanismo de la ampliación de capital. Desde su punto de vista, esto implica “confianza en sus proyectos empresariales”, aunque añade que “pronto será necesario que también encuentren apoyo financiera fuera, ya sea del tradicional sector bancario o de las nuevas alternativas de financiación para pymes que se están potenciando”, como un mercado alternativo de deudas para pymes, aún en fase de diseño por parte del Gobierno. H