Los pensionistas de Castellón, los de ahora y también los del futuro, van a perder poder adquisitivo una vez entre en vigor el anteproyecto de la reforma que planea el Gobierno y que persigue ahorrar un buen puñado de millones a la Seguridad Social, cuyas arcas están en números rojos desde hace ya tres años. Pero ese ahorro (cifrado por el Ejecutivo en unos 33.000 millones de euros) se traducirá en un recorte de la capacidad de gasto de los pensionistas.

A partir de ya (está previsto que los cambios se pongan en marcha en enero) las pensiones no se actualizarán en función del IPC, sino por una ecuación basada en la salud de las cuentas de la Seguridad Social. Si el resultado de la ecuación es negativo, las pensiones subirán al menos el 0,25%; si es positivo, nunca podrán subir 0,25 puntos más que el IPC.

Pero, ¿qué significa eso? ¿Se devaluarán las pensiones? ¿Cuánto dinero dejará de percibir cada jubilado? En Castellón, según los últimos datos del Ministerio de Empleo y Seguridad Social, la prestación media de los 123.793 pensionistas asciende a 10.554,46 euros al año, repartida en 14 pagas de 753,89 euros. Con la estimación del Gobierno (inflación del 1%), la pensión de 2019 será 489 euros al año inferior a lo que sería si no se aplica la reforma. O dicho de otra manera, cada pensionista de la provincia perderá al mes una media de 34,96 euros. Si la inflación en los próximos seis años se situara en el 2% anual, la devaluación acumulada en el mismo periodo equivaldría a 109 euros mensuales, 1.170 euros en todo el año.

AHORRO DE 400 MILLONES // Para la Seguridad Social la devaluación de las pensiones supondrá un ahorro que en Castellón se estima en torno a los 400 millones (solo el año que viene la cifra asciende a unos diez millones), lo que a juicio del Gobierno contribuirá a aliviar el déficit del sistema.

Pero aunque Gobierno y expertos insisten en que este es el único camino para garantizar la viabilidad del sistema, los sindicatos opinan todo lo contrario. UGT y CCOO hablan de una pérdida de poder adquisitivo de hasta el 20% para un colectivo ya muy tocado por los recortes. “Pensamos que es posible hacer las cosas de otra forma. Proponemos aumentar los recursos destinados al pago de las pensiones y racionalizar los gastos, con medidas como incrementar las aportaciones públicas por la vía de la financiación tributaria”, dicen en la federación de pensionistas de UGT-PV. H