La historia se repite. Los partidos políticos con representación en Les Corts (PP, PSPV, Compromís y EU) no se ponen de acuerdo ni en cuestiones tan fundamentales para los ciudadanos de la Comunitat como es la reclamación al Gobierno de España de la revisión del actual modelo de financiación autonómica. Coinciden en que es insuficiente y que discrimina a los intereses de los valencianos frente a otros territorios, pero discrepan en la forma de solicitar la deuda histórica.

La discusión sobre la financiación autonómica centró el debate. Todos los partidos incluían esta petición y estuvieron negociando un acuerdo transaccional que recogiera el sentir de todos los partidos. Pero no llegó.

Era una de las 515 propuestas que se debatieron y votaron ayer, a modo de conclusión del Debate de Política General de la Comunitat en la cámara autonómica. Realmente fueron 518, pero el PP bloqueó tres de las presentadas por Compromís: la que pedía la “renovación” de Juan Cotino, presidente de la Cámara, por carecer de “perfil democrático”; otra que pedía el posicionamiento en contra de “la financiación ilegal” de los partidos y la “total reprobación” a la ministra de Sanidad, Ana Mato, por el copago farmacéutico. Compromís denunció “el veto”, mientras el PP, con mayoría, lo justificó alegando que las cuestiones no formaban parte de materias debatidas el día previo.

MÁS DINERO // Sobre la financiación, el PP presentó una propuesta que pedía a Les Corts asumir el informe de los expertos e instaba a la Generalitat a reclamar al Gobierno un nuevo modelo, en el Debate de Política Fiscal y Financiera (CPFF), reconociendo además, la deuda histórica. Con las negociaciones, los cuatro grupos llegaron a coincidir en que la deuda histórica es de 13.000 millones de euros, y que el resultado de la negociación se aplicara con efecto desde el 1 de enero del 2014. Sin embargo, el PP no aceptó que la citada deuda comience a aplicarse con la misma fecha.

El castellonense Rubén Ibáñez, del PP, acusó a la oposición de estar actuando ya como “un tripartito”. Por el PSPV, Compromís y EU, ejerció de portavoz Enric Morera, quien insistió en que “sin autonomía financiera no hay autonomía política”. También pidió al Consell que no sea “sumiso”. Desde el PSPV, luego, también se añadió que el alto déficit de la Generalitat no corresponde solo a la infrafinanciación, sino también al despilfarro del Gobierno popular en grandes eventos. Morera recordó que el propio informe de los expertos recoge que “una deuda ilegítima, atribuida a la golfería, de 2.900 millones de euros”. EU lamentó que el PP “no incluya fechas ni efectos retroactivos”. H