A partir de esta primavera, los conductores que soplen y den positivo en un control de alcoholemia y sean reincidentes tendrán que preparar la cartilla, porque el importe de la sanción pasará a duplicarse, de 500 a 1.000 euros.

Así aparece contemplado en la reforma de la ley de Tráfico y Seguridad Vial, que recibió el espaldarazo el pasado diciembre en el Congreso de los Diputados y actualmente está pendiente de aprobación por el Senado. La modificación afecta a los reincidentes, es decir, a aquellos que en el plazo de un año se les haya sancionado dos veces por conducir con tasas de alcohol superiores a la permitida, en cuyo caso la multa en lugar de 500 € será de 1.000 €, como explicaba Mario Arnaldo, presidente de Automovilistas Europeos Asociados, quien apunta que este incremento no está en modo alguno justificado y convierte a España en el país de la UE con las sanciones más altas para este tipo de infracciones.

Por contra, la presidenta de Stop Accidentes, Anna Novella, ve positivo el endurecimiento por su efecto “disuasorio” y apunta que “lo que no se puede es dar la sensación de que se está aflojando en seguridad vial”.

Aun así, durante su tramitación en el Congreso se ha pactado una rebaja de la propuesta inicial del Gobierno, que era la de sancionar con mil euros cualquier positivo en alcohol o drogas.

MULTIRREINCIDENTES // Desde la Jefatura Provincial de Tráfico apuntan que la medida pretende disuadir a los conductores al aumentar la cuantía de la sanción. “El problema de seguridad vial son los multirreincidentes, ya que no hay tantos infractores, sino unos pocos que cometen continuamente infracciones y se pretende evitar que continúen haciéndolo. Por eso se implantó el carnet por puntos”, explican.

El año pasado, por ejemplo, se retiraron en la provincia de Castellón 278 carnets por pérdida total de puntos, según datos hasta 20 de diciembre, siendo la alcoholemia la principal causa de asistencia a un curso de recuperación de créditos, seguido de velocidad.

No obstante, Arnaldo recuerda que en la actual ley de Seguridad Vial existe, ya desde el año 2010, la posibilidad de incrementar el importe de las multas hasta un 30% a los reincidentes. Sin embargo, esto hasta ahora no se había aplicado nunca.

Por su parte, Novella se muestra disconforme con que la sanciones sean graduales al alcohol ingerido, de forma que en función de la cantidad se imponga una multa u otra. H