El Gordo de Navidad volvió a pasar de largo ayer en Castellón en la segunda edición del sorteo extraordinario de Lotería Nacional marcada por la pandemia, aunque para consuelo dos cuartos y un quinto premio hicieron escala en la provincia, en las localidades de Peñíscola y Orpesa.

El municipio del Baix Maestrat inauguró la irrupción de la suerte en el territorio provincial con el número 42833, que resultó agraciado con un décimo del primero de los cuartos premios vendido en la urbanización Peñismar. Así, llegaron los primeros 20.000 euros a suelo castellonense alrededor de las 11 horas de la mañana.

Apenas unos minutos después la suerte volvía a sonreír a Peñíscola, esta vez con el tercero de los quintos premios que el azar otorgó al número 26.711. La administración número 1 de la población fue la encargada de vender una serie, sumando así otros 60.000 euros al balance provincial. 

Y ya no fue hasta las 12.45 horas cuando otro gran premio se acercó hasta Castellón. El penúltimo quinto premio eligió el número 34.345, del que una serie había salido de la administración número 1 de Orpesa. Con estos 60.000 euros, repartidos en 21 décimos, poco más de dos series, concluyó la fortuna en la provincia, sumando 140.000 euros.

Una cuantía que, los responsables de los puntos de venta, aseguraron que con gran probabilidad haya ido a parar en parte a personas de otras zonas del territorio nacional, por la gran actividad turística de ambas poblaciones agraciadas con los premios.

Castellón ha vivido una jornada de ilusión con el sorteo de Navidad

TERMINACIONES

Visto el balance de la jornada, las terminaciones, aproximaciones, reintegros y pedreas se erigieron como la única opción para rascar algún billete del sorteo de Navidad o, en el peor de los casos, compensar los gastos por comprar lotería y dejar el balance a cero, si bien en algunas ocasiones estos pequeños premios conllevaron ganancias más importantes incluso.

Administraciones de la capital de la Plana se conformaron con poder pagar estas cantidades. En la de la calle Colón se felicitaban porque «repartiremos más dinero que ningún otro año». «Casi 100.000 euros son solo en devoluciones», explicó José Parraga, de la administración 5.

En la número 9, situada en la calle Juan Sebastián Elcano del distrito marítimo, habían vendido terminaciones del primer, segundo y tercer premio. «Ha sido un poco mejor que el año pasado, que fue un desastre», valoró la responsable de este punto de venta, Beatriz Simón.

La administración 11, frente a la Casa dels Caragols, sumó 600.000 euros en premios, con entidades agraciadas como la Asociación Provincial Contra el Cáncer, la asociación Virgen del Carmen del Grau y la peña Taurina de Cortes de Arenoso. Por su parte, el Lotero de las Gafas, en la calle Ruiz Zorrilla, calcula que distribuido y la administración 6 de la avenida Rey don Jaime eleva la estimación a un millón de euros.

En la número 9 del Grau vendieron décimos agraciados con terminaciones, como al bar de la lonja, con 120 por boleto, que compraron muchos pescadores y marineros, entre otros. 

Historias pequeñas todas ellas que se convirtieron entonces en protagonistas en Castellón de este sorteo tan emblemático. Más de 900.000 euros recibió l’Alcora a través de los números jugados en empresas azulejeras o asociaciones locales. Y los socialistas de Morella repartieron más de 60.000 euros con una pedrea al 76.278.

MUY REPARTIDOS

Sea como fuere, si algo caracterizó a este sorteo es que la práctica totalidad de los premios quedaron muy repartidos por toda España. Los tres que cayeron en administraciones castellonenses también llegaron a diversos puntos como Murcia, Madrid, Salamanca o Valladolid.