Larga estirpe magdalenera. La reina infantil de las fiestas de la Magdalena 2015, Cristina Batalla Serret, reúne en su largo linaje familiar grandes nombres de la fiesta pairal en una saga de tres generaciones volcadas en la ‘festa de Castelló’. En su familia hay reinas, damas de la ciudad, madrinas de sector y Na Violant, y ella cumplirá este año “un sueño, una ilusión, una emoción”, al representar a todos los niños de la ciudad.

Su reinado escribirá el último capítulo hasta ahora de la historia familiar vinculada al tercer domingo de Cuaresma, que arranca hoy con la ceremonia protocolaria de la imposición de bandas en el Teatro Principal, tomando el relevo de Beatriz Iturralde.

Tiene 11 años, estudia 6º de Primaria en el colegio Torrenova de Betxí y posee la sonrisa más grande del mundo cuando habla de las fiestas. Lleva el ‘mon de la festa’ en la sangre y se nota. En casa, esta semana ha sido un revuelo. El lunes, su adiós al sector de Brancal de la Ciutat como madrina del 2014, que dio paso, el martes, a su reinado festero. En este año magdalenero que ahora arranca, le acompañarán sus damas y “ya amigas”, Paula Burlacu, Lledó Calero, Sara Mínguez, Ainara Morilla, Inés Sancho y Patricia Santacatalina. “Ser reina de Castellón es como ser reina del mundo entero”, enfatiza.

No esperaba la llamada del alcalde el último viernes de julio. La sorpresa fue “mayúscula”. “Estaba a la vez nerviosa y emocionada, lo mismo que ahora”, dice, a la par que espera “ser una buena reina”. Para ello, tiene buenas ‘padrinas’ en casa, y “como una esponja, absorbe todo lo que le van diciendo para ejercer su cargo con responsabilidad”, explica su madre, Rosa María Serret. “Tanto Beatriz como mi madre, mis tías y primas me dicen que lo pase bien, que no me pierda nada, que lo guarde todo en la retina, que este será el mejor año de mi vida, y yo quiero que así sea, inolvidable”, señala con la luz de la gaiata en la mirada la joven reina.

Ella será la 47ª reina infantil de las fiestas de la Magdalena de Castellón en su estructura actual, y solo piensa en “ser una buena monarca de los niños”, en un año en el que cierra su etapa de Primaria en el ‘cole’ e inicia una era festera. Hoy, y hasta el 7 de marzo, con el Anunci de las fiestas de la Magdalena 2015, será la reina de corazones de los niños y niñas que conforman los sectores, collas y entes vinculados de la ciudad. “Lo asumo con mucha responsabilidad y espero ser un ejemplo para todos los niños, representando a la ciudad en las presentaciones de cada sector”, dice. Ella, con su porte regio, su talante y su educada manera de ser brillará en su reinado. H