Suscríbete El Periódico Mediterráneo

El Periódico Mediterráneo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

ANÓNIMOS

Javier, médico del SAMU en Castelló: «Los avisos por intoxicación etílica y agresiones se duplican en Magdalena"

El doctor recuerda que cuentan con el refuerzo de la carpa preventiva de Rafalafena, donde se atienden urgencias más leves

Javier, médico del SAMU en Castelló: "Los avisos por agresiones y alcohol se duplican en Magdalena"

Javier, médico del SAMU en Castelló: "Los avisos por agresiones y alcohol se duplican en Magdalena" David García

Para ver este vídeo suscríbete a El Periódico Mediterráneo o inicia sesión si ya eres suscriptor.

Javier, médico del SAMU en Castelló: "Los avisos por agresiones y alcohol se duplican en Magdalena" Noelia Martínez

Los sanitarios son esenciales cada segundo del año, y en fiestas de la Magdalena no iba a ser menos. De hecho, su trabajo en Castelló crece en estas fechas, con avisos que se suman a los ya habituales de emergencias médicas. El doctor Javier Sánchez forma parte de uno de los equipos del SAMU con base en el Hospital General de Castelló, en la unidad Alfa 3. «Realmente, soy de Albacete pero llevo aquí diez años. Residencia en Almassora. Pero muchos compañeros que son de València, por las Fallas; o de Castelló, ahora en la Magdalena, me piden que les haga alguna guardia durante los festejos. No tengo ningún problema y he cubierto estas fiestas en más de una ocasión», relata el médico.

Turno intensivo: de diez de la mañana a diez de la noche

El horario es intenso, aunque es el de siempre: 24 horas de jornada para cada unidad. Llega a las diez de la mañana y termina a las diez de la noche. «Cuando llegan fiestas se acentúa mucho la atención por comas etílicos y las agresiones. Al haber más gente en la calle y aumentar el consumo de alcohol siempre vemos más casos de intoxicaciones etílicas», explica.

Carpa de atención en la plaza de Rafalafena

«Con todo, desde hace unos años en la plaza Rafalafena se ha creado una carpa de preventivo sanitario, organizada entre el Ayuntamiento y el Centro de Información y Coordinación de Urgencias de la Generalitat (CICU). Es como un pequeño hospital de campaña, con médicos, enfermeros y ambulancia por si se ha de hacer algún traslado al hospital si es más grave. Mucha gente acude allí o les llevan amigos para atenciones más leves, desde esguinces a intoxicación etílica», cuenta el facultativo.

"Nos quedamos sorprendidos de ver casos con 12 y 13 años ya con coma etílico y eso preocupa un poco"

decoration

Siguen las llamadas habituales por patología cardíaca o neumológica

En cualquier caso, el número de incidencias crece, inevitablemente, al llegar a la capital de la Plana más volumen de personas. «Son tantas que, al duplicarse los avisos por intoxicaciones y peleas, también nos llega a los operativos del SAMU. Tenemos más trabajo de lo habitual. A los servicios por patología cardíaca o neumológica se suma el incremento por intoxicaciones etílicas y agresiones, sobre todo gente joven, entre los 18 y los 40 años de edad. Nos quedamos sorprendidos de ver casos con 12 y 13 años ya con coma etílico y eso preocupa un poco. Todos los años nos encontramos con gente joven en esta época de Magdalena».

«Con calles cortadas y la aglomeración de gente aún con la ayuda de la Policía cuesta más llegar»

decoration

La lluvia sí influye: menos incidencias entre semana

Los días punta se concentran los fines de semana, «ya el viernes 18 y 19 de marzo fue tremendo. Pero sí es cierto que la lluvia ha frenado mucho las incidencias en relación con la Magdalena de hace tres años, sobre todo, entre semana», dice el sanitario. Por toda la ciudad hay repartidos varios dispositivos que también se ocupan de atender «en el momento». 

Javier permanece atento junto a un enfermero y un técnico de Emergencias Sanitarias. Es entrar una llamada del CICU y todo el equipo SAMU sale disparado. «Al ser fiestas hay muchas calles y plazas cortadas y cuando hay que acudir a un domicilio de un paciente que igual está en casa, con 80 años y un dolor torácico, nos puede costar un poquito más llegar. Es la norma de todos los años. La Policía Local por supuesto colabora y quita vallas en cuanto ve la ambulancia. Pero no nos gusta trabajar con esas condiciones de movilidad porque atendemos patologías ‘tiempodependientes’, tenemos que llegar lo antes posible. Las aglomeraciones tampoco ayudan. El sábado 19 atendimos a una chica que se encontraba en medio de la plaza Borrull. Te tienes que ir abriendo paso con música, ruido...Los agentes ayudan y colaboran, pero cualquier otro día que no sea en Magdalena el acceso es más fácil». 

Compartir el artículo

stats