Suscríbete El Periódico Mediterráneo

El Periódico Mediterráneo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

MÚSICA DE SOCA

Amordemadre, los decanos del rock

La legendaria banda , que debutó en 1988 en Magdalena, ha ofrecido 5 conciertos estas fiestas

Unidos 8 Manolo, Alfredo, Javier, José Miguel, Vicente y Daniel, el grupo. | MEDITERRÁNEO

Los decanos del rock en Castelló. Así se definen Amordemadre, grupo que surgió en 1985 cuando sus miembros eran estudiantes en València. «En el piso que compartíamos, con una batería construida con cacerolas y cajones de madera y una guitarra española hacíamos nuestros pinitos», recuerda Manolo Guia, su cantante, y añade: «Luego ya empezamos a comprar los instrumentos eléctricos y hasta hoy».

Manolo Guia, Alfredo Pascual, Javier Monfort, José Miguel Pérez, Vicente Bagán y Daniel Peris son los integrantes de este conjunto ya mítico que «siempre se ha construido desde la amistad». Su objetivo, desde el principio, fue «pasarlo bien, de hecho empezamos con tres componentes y en la actualidad somos seis, una ONG musical vamos», bromean.

Empezaron ensayando los sábados por la tarde «con todos los amigos que se apuntaban y allí montábamos la fiesta», pero, con el tiempo, señalan, «empezamos a salir y aquí estamos subiendo a los escenarios cada dos por tres».

Esta Magdalena la afrontaban con un total de cinco conciertos –en el Zoco de los Moros d’Alqueria, la Colla Bacalao, la Colla del Rei Barbut y ayer en la Puerta del Sol– en los que querían y quieren «divertir y divertirnos, no hay otro secreto para entender la longevidad de la banda». Y es que las fiestas fundacionales de Castelló son para ellos «un buen escaparate y unas fechas ideales para cualquier estreno de una banda». De hecho, ellos mismos se estrenaron, tal y como rememoran, en la Puerta del Sol en la Magdalena de 1988. En este sentido, señalan que «en fiestas hay una mayor conexión con la gente, el entretenimiento prima sobre la exigencia musical y eso hace que se rompa el miedo escénico para la gente que sube por primera vez a un escenario».

Sobre la escena actual, Amordemadre es consciente de que en Castelló «hay muy buenos músicos y, por la tanto, hay muy buenas bandas, el problema es que por muy buenos que sean, seguimos siendo de provincias y eso es un handicap muy grande en este mundillo». «Lo bueno que tiene la ciudad es que la oferta musical es muy amplia, por lo que la gente puede elegir entre unos diez conciertos cada fin de semana», destacan, desde grupos de temas propios, de versiones, de flamenco, jam sesions...», finalizan.

Compartir el artículo

stats