Suscríbete

El Periódico Mediterráneo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

ANÓNIMOS

Bautista Prieto (operario): «La limpieza en Magdalena es doble y aún se alargará unos días»

Una vez se acaba la fiesta, «aún queda tarea extra: al desmontar estructuras, debajo quedan residuos por limpiar»

Bautista recorre a pie las calles del centro para que estén impecables. En la imagen, un día de estas fiestas de la Magdalena, provisto de capazo y escoba.

La brigada naranja ha estado al servicio de una ciudad limpia, al pie del cañón, toda la Magdalena. Con turnos y de manera ejemplar, mandos y operarios han cubierto las 24 horas para que Castelló luzca impecable pese al contexto de más visitantes y más vida en la calle. Bautista Prieto, del Grao de Castelló, es uno de los tantos operarios y operarias de limpieza de la Unión Temporal de Empresas (UTE) Saneamiento Urbano de Castellón.

Primer turno: a las siete de la mañana

A las siete de la mañana ya empieza el primer turno y se cubre toda la madrugada. En su caso, entra a las 10.00 horas y va a jornada partida. Lleva desde 2006 y tiene 53 años. Va a pie y se dedica al barrido de calles, con otro compañero. Cubren la demarcación centro: plaza Mayor y traviesas, Santa Clara, etc. ¿Este año, de desperdicios, qué es lo que más hay? «Pues botellas, de cristal, que se rompen», comenta. «Recogemos cartón y plástico y lo metemos en contenedores. También vaciamos papeleras y cambiamos la bolsa, etc.», cuenta. ¿Y objetos perdidos? «Hace tiempo que no encontramos. Hace años a veces sí pasaba con llaves, por ejemplo, y lo llevabas a Policía Local», señala. En su ruta, llevan un carrito de apoyo, «para los partes, el bocadillo del mediodía o la fiambrera, agua, bolsas...Y el chubasquero o el jersey, por si hace falta». 

«Alternamos barrido de la calle y recogida. En estos días sobre todo se ven botellas de cristal»

decoration

Bautista Prieto, del Grao de Castelló, durante una de las jornadas de trabajo en fiestas de la Magdalena. ANDREU ESTEBAN

Ojo al alcantarillado, por las lluvias

En Magdalena, «el trabajo es doble y alternas barrido con recogida». «Sale más gente, vienen visitantes y se genera más basura que de costumbre. El lunes, que llovió tanto, se recogieron las bolsas de las papeleras y no había tanta basura. Revisamos que esté limpio el alcantarillado, por si hay colillas de tabaco u hojas para evitar que se atasque», explica. Acabada la fiesta, «aún queda tarea extra: al desmontar estructuras, debajo quedan residuos a limpiar. Según la suciedad, se alarga».

Como anécdotas, «pues muchos petardos y cohetes. A veces no los ves venir y te llevas un susto». Y rememora otras ediciones con Coso Multicolor, «donde echan confeti en un tramo de calle pero luego tenemos lleno todo Castellón», sonríe.

Adaptándose a los cambios de actos

Estos días, la brigada ha tenido que ir en ocasiones de un sitio para otro, pendientes de cancelaciones o cambios. En su caso, ni ha salido: «Llego a casa, ceno, ducha y a descansar. Ya no tengo 20 años. Soy un pequeño dinosaurio». Humor no le falta y su saludo --solo a conocidos-- estos últimos días era «Feliz Navidad»; y luego, en diciembre: «Pues Magdalena Vítol», bromea.

Compartir el artículo

stats