Suscríbete

El Periódico Mediterráneo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

REMEDIOS

Recetario magdalenero: Contra la resaca y la afonía

Hay un 'jarabe' casero especial, un 2x1, que contribuye a mejorar el estado físico tras una semana intensa de fiestas

Agua caliente, un chorrito de zumo de limón y miel, es mano de santo.

Las fiestas en la capital de la Plana, las de la Magdalena, tocan a su fin y a más de uno y de una le habrá pasado factura al cuerpo. Llegó la hora de dejar el tapeo y los embutidos para ponerse a controlar la ingesta y quizás elegir dieta, o buscar cualquier remedio casero o de farmacia para hacer frente a la indigestión, la afonía o el impacto de la temida resaca.

Las farmacia dan opciones

La falta de costumbre y los excesos no perdonan. Una de las farmacias de guardia en la ciudad señala que este año "se ha notado algo menos la compra de medicamentos específicos para combatir los efectos de la semana festiva". "Quizás --opinan-- porque la climatología no ha acompañado y se ha salido menos que en ediciones anteriores".

En cualquier caso, hoy, todavía pueden darse efectos colaterales y requerir fármacos de venta libre, como Almax, «para la acidez estomacal»; o también se demanda en ocasiones el Hidroxil --con vitamina B--, «que ayuda a recuperar fuerzas después de una resaca». Y es que según citan los prospectos «la vitamina B acelera el proceso de metabolización del alcohol para hacer que se elimine antes del organismo. Es importante que se tome durante la resaca y no antes para prevenirla, pues sería un error grave, ya que, aumenta las veces que se orina».

De fatiga a dolor muscular

El exceso de alcohol puede dejar a alguien con fatiga, náuseas y dolores musculares. Como remedio casero, rehidratar el cuerpo con agua es clave y desayunar para reponer los niveles bajos de azúcar. También una infusión de plátano. Se corta medio, maduro, a trozitos y con la piel, se echa en una taza con agua hirviendo --unos 250 ml-- y se deja reposar, para consumir dos veces al día.

Un 2x1 'casero' de toda la vida

Pero si existe un jarabe casero archipopular, que sirve igual para la resaca que para tratar la afonía de la garganta, es el de miel y limón. Mano de santo. Un 2x1 en toda regla. 1 cucharada de limón (15 ml). A medio vaso con agua caliente (125 ml), se le añade una cucharada de miel de abeja (25 gramos) y un chorro de limón --aproximadamente, una cucharada de 15 ml--. Se aconseja tomar hasta tres veces al día. 

Compartir el artículo

stats