Cualquier conductor coincidirá en que la vista es el sentido primordial para manejar un vehículo. Suministra la mayoría de la información necesaria para desarrollar esta tarea sin percances: la proximidad con los coches aledaños, la posición actual en el carril, la velocidad que mantienes, etcétera. No obstante, la relevancia de la vista es pareja a su delicadeza.

Muchos factores externos pueden perjudicarla. Como los rayos de sol, la niebla, la lluvia, o hasta un parabrisas sucio. Pero también factores internos. Como una visión cansada o borrosa resultante de consumir ciertos medicamentos desaconsejados para quienes van a conducir. A fin de prevenir algunos de estos elementos tan nocivos, la Dirección General de Tráfico (DGT) recopila los fármacos que disminuyen nuestra visión al volante.

Bien es cierto que los efectos de un medicamento dependen de factores como la predisposición genética o la cantidad tomada. Por ello, más que una lista prohibitiva, esta es una selección de los fármacos susceptibles de empeorar nuestra vista. Si se consume alguno de ellos —y también si se toman otros— es recomendable consultar a un médico si es posible conducir bajo su influencia, o si es más adecuado demorar su ingesta (o la conducción).

Lista de medicamentos

  • Antidepresivos: pueden ocasionar una gran dilatación de la pupila y con frecuencia visión borrosa. 
  • Antialérgicos: algunos fármacos para las alergias tenían un marcado efecto anticolinérgico y producían con frecuencia visión borrosa. 
  • Antipsicóticos: hay medicamentos más seguros, pero todavía en muchos procesos agudos los de elección siguen siendo los clásicos, en los que la visión borrosa es muy frecuente. 
  • Otros grupos de fármacos: de forma muy infrecuente o en tratamientos muy prolongados, hay medicamentos que producen efectos sobre la visión. Entre los más usados destacan los corticoides (elevación de la presión intraocular, cataratas...) y entre los de un uso mas específico destacan amiodarona, bifosfonatos, etambutol, cloriquina, isoretinoina...