+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Mediterráneo:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

PSICOLOGÍA DEPORTIVA

«¡Hasta luego, Lucas!»

 

MARÍA Valls
20/12/2017

En memoria del genio Chiquito de la Calzada, quiero que todos los runners despidamos este 2017 con humor y demos la bienvenida al próximo año con alegría. Cerrar un año, aunque sea de forma simbólica significa cerrar otra etapa de nuestra vida, otro ciclo y por ende, estrenar año significa que daremos la bienvenida anuevos retos, ilusiones y facetas.

Es obligatorio que el 2017,independientemente de que haya sido más o menos bueno a nivel personal, académico, deportivo…deje en nosotros una huella imborrable, porque finalmente el deporte como la vida es un aprendizaje constante, en el que no existen años en blanco, nulos o para olvidar, al contrario la lección que extraigamos del 2017 será nuestro mejor legado para el año venidero.

De la teoría a la acción

Una vez tengamos un desglose del año, no basta con saber qué ha salido como esperábamos y qué aspectos no han sido tan positivos, pues es necesario darle a este desglose una parte aplicada, es decir, tras saber el qué, debemos buscar el cómo. Por ejemplo, un runner que considera que ha entrenado a un nivel más alto de lo que resultados en competición muestran. El atleta ya sabe el qué, ahora debe aplicar una solución, como por ejemplo, aprender a controlar la ansiedad competitiva.

Lista de propósitos 2017

Hay que remontarse un año atrás y ver qué objetivos nos habíamos planteado para este año. Y de ellos ver qué hemos cumplido y por qué, ya que esto nos dará una información muy importante sobre nuestros motivos para la participación deportiva, así como reconocer qué retos nos habíamos planteado y no hemos cumplido, o o ni tan siquiera intentado, ya que esto nos aportará de nuevo mucha información, acerca de nuestras dificultades percibidas.

Zona de Confort

Es aquella situación en la que nos sentimos cómodos, protegidos, que forma parte de nuestra rutina y que realizamos con cierta facilidad. Todos tenemos una zona de confort y todos queremos salir de ella, pero la realidad es que nos cuesta, ya que dar este paso implica enfrentarnos a nuestros miedos, dificultades, cosas nuevas…Pero salir de la zona de confort te hace crecer pues al enfrentarte a retos nuevos y difíciles, creces como persona y como deportista. Por ejemplo, un runner que habitualmente corre pruebas de 10K y Media maratón, que no da el salto a los 42km. De cara al 2018, todos debemos plantearnos el objetivo de salir de nuestra zona de confort en alguna de nuestras facetas habituales.

Os deseo unas maravillosas fiestas y un prometedor 2018.

*Psicóloga Deportiva

twitter: @mvallsbarbera