+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Mediterráneo:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

Automóvil

Con un Toyota híbrido no temerás quedarte sin batería

Con un Toyota híbrido no temerás quedarte a mitad de camino por haberte quedado sin batería y además ahorrarás en combustible

 

Con un Toyota híbrido no temerás quedarte sin batería -

R. D.
15/04/2019

Que la ciencia y la tecnología avanzan a pasos agigantados es innegable; que Toyota es partícipe de esa evolución en la automoción, también, especialmente en lo que respecta a tecnología híbrida. De hecho, si tienes un Toyota híbrido, jamás habrás tenido miedo a que se quede parado a mitad de camino, pues al no ser enchufable, con un coche de Toyota no tendrás ese miedo a alejarte de los puntos de carga. Además, la autonomía de un coche híbrido suele ser un tema sobre el que mucha gente tiene dudas: no hay por qué, no por nada somos la marca que más híbridos vende del mercado.

Dos motores y un ordenador de a bordo
Para empezar, los motores eléctricos de los híbridos están diseñados para funcionar en conjunto con el motor de gasolina. Un ordenador de a bordo se encarga de mostrarte cuándo y cuánto participa cada uno de los motores en el movimiento del coche. De este modo, la batería nunca se quedará a 0. Es por esto que la autonomía de un coche híbrido no debe preocuparte en absoluto.
A diferencia de los coches eléctricos, las baterías de los híbridos se auto-recargan de forma sencilla en diferentes situaciones. Por ciudad, podrás conducir más del 50% de tus trayectos en modo 100% eléctrico, sin consumir ni una sola gota de gasolina. Además, la potencia sobrante que genera el motor de combustión —que es especialmente alta en los viajes largos por carretera o interurbanos— no se pierde en los híbridos de Toyota, sino que se aprovecha y se usa para recargar la batería del motor eléctrico.

La autonomía de la que dispone el vehículo en modo eléctrico varía en función de diferentes parámetros de la conducción, como la fuerza que se ejerza al pisar el acelerador, la carga de la batería, la temperatura del motor o las características del recorrido que se haga. La marcha del propio vehículo recarga la batería y la abastece ininterrumpidamente: ¡un híbrido sabe cuidarse solo!
Por otro lado, la conducción por ciudad provoca un estrés terrible para el conductor de un coche convencional, así como un desgaste tremendo para el propio coche y un gasto mucho más elevado que por carretera, especialmente si te encuentras parado en un atasco. Nuestros híbridos usan las constantes frenadas, retenciones y deceleraciones para recargar su componente eléctrico. Otro argumento a favor de la alta autonomía de los coches híbridos.

¿Entonces, con los híbridos consumo gasolina igualmente?
Puedes tener la ventaja de un motor eléctrico sin esos dolores de cabeza que traerían tener un coche enchufable; no tendrás que cambiar tus costumbres, lo único que necesitas es una gasolinera de cuando en cuando… y tampoco demasiado, pues el consumo de los vehículos híbridos Toyota es menor que el de los coches convencionales.
El sistema híbrido de Toyota ofrece una gestión inteligente del modo eléctrico, funcionando como un vehículo sin emisiones. Tienes una ingente variedad de coches para elegir en el mercado, pero te mereces lo mejor: lo mejor es ahorrar en dinero y en combustible; lo mejor es que tu coche requiera el mínimo mantenimiento; lo mejor es que contamine lo menos posible; lo mejor (actualmente) es que no sea enchufable; lo mejor es un híbrido de Toyota.

Buscar tiempo en otra localidad