+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Mediterráneo:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

la plantilla está formada en la provincia por 72 personas

Agentes medioambientales ponen 32 denuncias por quemas agrícolas

Cerca del 20% de los incendios en lo que va de año son por una negligencia. Las imprudencias que ocasionan un incendio pasan a considerarse delito

 

Los agentes medioambientales están repartidos en tres demarcaciones. - MEDITERRÁNEO

S. RIOS
05/11/2017

Los agentes medioambientales de la provincia de Castellón impusieron durante la campaña de prevención de incendios un total de 32 denuncias. En el conjunto de la Comunitat, las sanciones llegaron a las 160. Según la Conselleria de Medio Ambiente, la mayoría se debieron a quemas agrícolas realizadas sin cumplir las normas y planes locales que fijan la distancia con zonas forestales, así como la prohibición de realizarlas cuando hay una alerta elevada de riesgo de incendio.

Los agentes medioambientales, que dependen de la Conselleria de Medio Ambiente, cuentan con tres bases en la provincia de Castellón: Sant Mateu, Vall d’Alba y Segorbe. La Asociación Profesional de Agentes Medioambientales de la Comunitat Valenciana denuncia la falta de medios y personal de la que disponen para vigilar que se cumple toda la normativa referida a este campo. El portavoz del colectivo, Santano Álvarez, apunta que, en la provincia de Castellón, hay solo 72 plazas para realizar todas estas labores de supervisión, lo que resulta «un número insuficiente, teniendo en cuenta que hay vacantes que no se cubren».

A este hecho se suma, como apuntan desde el sindicato CSI-F, que en los puestos de Segorbe y Sant Mateu hay ahora cerca de 16 vacantes no cubiertas.

autoridad // Estos funcionarios son agentes de la autoridad, por lo que son los encargados de imponer las denuncias en cuanto a prevención de incendios se refiere. Desde el pasado domingo ya se pueden realizar quemas agrícolas controladas, siempre bajo permiso, después de que haya concluido el periodo de prohibición por riesgo elevado de fuego.

El conocimiento de la normativa y la concienciación van a más, «aunque todavía hay gente mayor que desconoce estas normas». En este sentido, el responsable de este colectivo alerta de las consecuencias nefastas que puede tener una negligencia, especialmente, «teniendo en cuenta que el monte está abandonado y el riesgo es bastante elevado».

Cuando se localiza una quema incontrolada, los agentes medioambientales obligan a pararla y denuncian al autor, siendo la Conselleria la que tramita la sanción correspondiente, de acuerdo a la normativa. De todos modos, si el desencadenante es un incendio esto se considera delito y va por la vía judicial. El 21% de los incendios forestales registrados este año en la Comunitat fueron por una negligencia.