+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Mediterráneo:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

los sindicatos agrarios hablan de amaño de los distribuidores

Agricultura achaca solo al tiempo los precios bajos de los cítricos

La consellera niega solapamiento con la fruta que entra en la UE desde Sudáfrica. Cebrián admite que no tiene margen para actuar y apela al diálogo de la cadena

 

CASTELLÓN
24/01/2017

Si la naranja se está pagando en la actualidad muy barata a los agricultores a pie de campo no es tanto por una distorsión del mercado propiciada por los comercios, sino a la climatología. Es la opinión que ayer dejó la consellera de Agricultura, Elena Cebrián, durante su visita al puerto de Castellón, donde conoció las instalaciones de la mano del presidente de la Autoridad Portuaria, Francisco Toledo.

Cebrián fue interpelada por las acusaciones vertidas hace unos días por los sindicatos agrarios Fepac y la Unió, que hablaban de «amaño» de los comercializadores ante el hecho de que, en un momento de ausencia de fruta, se siguieran cotizando por debajo de 0,10 céntimos las clementinas. La consellara admitió que hay un problema de «rentabilidad en el campo», pero atribuyó la coyuntura a que «está siendo una campaña muy rara, que se inició con una recuperación, luego una sequía y dos episodios de lluvia muy fuertes en momentos críticos para la cosecha de la naranja y la mandarina».

ERRÁTICA // Para la consellera, la campaña está siendo «errática», teniendo su reflejo en unos precios «que no se correspondían a las previsiones de una campaña relativamente normal».

La titular de la cartera de Agricultura de la Generalitat valenciana también negó otra de los argumentos que utilizan los productores agrarios para justificar los precios bajos de esta campaña: la existencia de fruta de Sudáfrica por la ampliación del periodo de entrada aprobado por la UE desde el pasado año 2016.

«Ha habido quejas y es cierto que hay una pequeña parte de la campaña en que puede haber un cierto solapamiento de producto tardío de Sudáfrica, con el producto temprano de la Comunitat Valenciana, pero eso se da poco tiempo, y pueden quedar restos que comercialmente se saquen», argumentó la consellera.

denuncias y diálogo // Elena Cebrián, durante su estancia en PortCastelló, también admitió que desde el área de Comercio de la Generalitat «se han abierto algunos expedientes informativos para recoger la información pertinente por parte de las cadenas de distribución para que puedan explicar qué productos se están llevando al mercado», pero apeló al diálogo como vía de solución. «Estamos reforzando las estructuras de producción y de comercialización basándonos en el diálogo de todos los agentes de la cadena».

Por último, aunque hay una ley estatal de la cadena agroalimentaria que regula estos asuntos, lamentó que no se haya desarrollado para poder hacer «efectiva» las medidas para que pueda «responder a situación de mercado de contratos preocupantes».