+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Mediterráneo:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

EL AYUNTAMIENTO ES CONSCIENTE E INTENTARÁ MINIMIZAR LOS EFECTOS

El AMPA del Ejército denuncia peligro por la obra de Maestría

Padres del colegio critican ruido continuo y poca seguridad en Lepanto y Jorge Juan

 

Los padres y los alumnos cruzan sobre las obras, con los cables abiertos, frente a la entrada del colegio Ejército. - GABRIEL UTIEL

CRISTINA GARCIA cgarcia@epmediterraneo.com CASTELLÓN
15/10/2017

La Asociación de Madres y Padres de Alumnos (AMPA) del colegio Ejército de Castellón denuncian la «peligrosidad» y las «molestias día tras día desde que comenzó el curso», por las obras en las calles Lepanto y Jorge Juan de la llamada supermanzana de Maestría, que empezaron en mayo y está previsto que terminen, según el Ayuntamiento, en diciembre.

La presidenta del colectivo, Mª Carmen Moliner, critica que «los niños están en clase con ruido continuo de los camiones entrando y saliendo, los percutores a pleno rendimiento, las ventanas cerradas, con el consiguiente calor, pero, lo más preocupante, trabajos de alto riesgo que se han estado realizando en el momento de entrada o salida de los niños, a las 9.00 y a las 14.00 horas». «Es insoportable», puntualizan.

PIDEN MEJOR PLANIFICACIÓN // Moliner explica que comparten la «necesidad de las obras» y de que «no durarán para siempre», pero piden «más sensibilidad en los horarios». «Por ejemplo, el otro día estaban trabajando con una radial a un metro de la acera del colegio a las 8.45 horas, o lo mismo, otro día estaban tirando el hormigón a la misma hora, con 400 niños y sus padres accediendo al centro en una calle de un solo carril, y con todos los tubos por el medio». «Queremos mejor planificación», dijo.

El AMPA ya ha elevado su queja al Ayuntamiento. Al respecto, el concejal de Urbanismo, Rafa Simó, dice ser «consciente de que unas obras de la envergadura de Maestría, que suponen una reforma integral del barrio, generan molestias en el vecindario, y, en este caso, en la comunidad educativa del colegio Ejército». «Estamos tratando de minimizar las molestias y garantizar la seguridad tanto de los trabajadores como del entorno, con unos plazos marcados en diciembre que queremos que se cumplan», señaló el edil. «Sabemos que es una reforma compleja, pero supondrá una mejora en la accesibilidad de la supermanzana», apostilló.