+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Mediterráneo:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

DE GOT TALENT AL ESTRELLATO

Así es 'El Rumañol', el rapero que ha conquistado España desde Castellón

"Cuando llegué a España dormía entre naranjos", afirma este músico de origen rumano que aterrizó en nuestra provincia con ocho años

 

Maxi o 'El Rumañol' han lanzado un mensaje de integración y solidaridad que ha calado más allá de su música. - GABRIEL UTIEL

RAFAEL FABIÁN
10/11/2019

Maxi habla perfectamente rumano, castellano, inglés y francés. Es por ello que sus referencias musicales en el rap combinan a Notorious BIG con Parazitii, a Chojin con IAM, o a Eminem con Falsalarma. Sin embargo, según reconoce, su primera influencia fue su padre, y más concretamente la imaginación que le insufló desde su niñez. «Llegamos a Castellón en un autobús turístico y al principio tuvimos que dormir en huertos de naranjos porque solo teníamos las maletas que habíamos traído. Mi padre nos decía que estábamos en una excursión, como en la película 'La vida es bella', pero a lo inmigrante ilegal», recuerda.

Sus primeros pasos en España no fueron fáciles. «Sufrí el 'bullying' cuando aún no se sabía lo que era. Si me insultaban o pegaban, y se lo decía a la profesora, me respondía que no había que ser un chivato», añade Maxi, que no tiene reparos a la hora de descubrir estos primeros obstáculos: "La suerte que tuve es que a pesar de ser un inmigrante ilegal, aquí puedes estudiar, pero no era pobre, sino lo siguiente. Vestía la ropa que me daba el Cáritas que está en la calle Madre Vedruna y comía la comida que sacábamos de Cruz Roja, pero solo tenía dos camisetas que me gustaran y los compañeros no dudaban a la hora de decirme "rumano de mierda" o "vete a tu país" porque era una manera fácil de quedar bien con los colegas, meterse con el más débil", añade El Rumañol. 

Después de su paso por el programa Got Talent ha saltado a la fama gracias a su tema 'Ser español', que cuenta con más de diez millón de reproducciones en diferentes canales. En esta canción da la cara por su patria adoptiva, emocionando incluso al impasible Risto Mejide. «He viajado mucho y creo que el único país en el que está politizado un gentilicio es aquí. Yo me siento español, igual que me siento rumano, porque este es mi país, mi casa y mi gente, pero aborrezco la política. Si hay cosas que no me parecen bien, lo tengo que decir», asume El Rumañol, cuyo tema ha despertado afinidades en los dos extremos del espectro político: «No saben si catalogarme de derechas o de izquierdas, pero lo que intento es que el arte sirva para unir. Como la Unión Europea con la política, pero con la música».

Asume Maxi que su paso por el concurso de Telecinco le ha servido para hacerse más popular entre un determinado tipo de público, pero defiende que «antes ya tenía muchos seguidores fieles rumañoles, que son los que siempre me han acompañado». Y es que el joven de 32 años cuenta con 15 discos —muchos no editados—, así como una vasta experiencia sobre los escenarios: «Llevo más de 16 años con el rap. Si no fuera por él, estaría loco».

Asegura Maxi, que además es especialista en software y programación, que la música ha sido y es su terapia: «Cuando me acosaban en el colegio les respondía con palabras. La cultura rap siempre ha sido una manera de luchar, de vencer miedos, y cuando me junto con otros raperos soltamos nuestras penas y lo negativo que se queda ahí. Es como si fuéramos al psicólogo». De hecho, fue este ingenio verbal quien le sirvió para contestar a quienes le insultaban: "Por ejemplo, si me decían "gilipollas", les respondía, "me la enrollas", él me replicaba, "pero si no tienes", y yo le decía, "me la sostienes", y en ese momento fue cuando los chavales se reían de quien me insultaba y no de mí. Así fue como empecé a hacer rimas". 

Espíritu de superación

En resumen, El Rumañol ha superado todos los obstáculos para ser quien ha querido ser: «Tuve que madurar muy pronto, pues al no tener madre me tocó hacer las tareas de casa desde niño porque mi padre estaba siempre trabajando. Con 16 años ya arreglaba ordenadores y con 18 monté mi primera empresa, que tuve que cerrar a los 23 por la maldita crisis. No pude seguir estudiando por motivos económicos, pero nunca saqué menos de un notable y no he parado de trabajar». Un luchador nato que se enorgullece de sus orígenes rumanos, presume de su España y comparte su mensaje con quien le quiera escuchar. Si eres uno de ellos no dudes en visitar su canal de Youtube pinchando aquí, y no te pierdas este lunes a partir de las 20.00 horas el programa 'La Panderola' de Medi TV, donde será el protagonista.