+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Mediterráneo:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

OLAS DE CALOR MÁS INTENSAS TAMBIÉN SON OTRO DE LOS EFECTOS

El calentamiento del Mediterráneo dispara el riesgo de gotas frías más virulentas

Los expertos temen un efecto invernadero que afecta a la masa de agua marina. El CEAM constata que en 35 años crece la temperatura del mar en Castellón 1,5º

 

Imagen de la temperatura del mar el 12 de septiembre. -

En rojo, valores de temperatura este año; y en negro el promedio 82/18. -

C. TOMÁS
13/09/2018

Los expertos alertan del calentamiento del mar Mediterráneo, que dispara el riesgo de gotas frías más virulentas. Así, los investigadores del Centro de Estudios Ambientales del Mediterráneo (CEAM) apuntan que la temperatura marina se ha elevado en los últimos 35 años en 1,3SDgrC de promedio. En el caso de la zona comprendida entre Castellón y València es ligeramente superior, en torno a los 1,5SDgrC, según explica Paco Pastor, investigador de este centro.

Los científicos estudiaron los datos en el periodo entre 1982 y 2016 y han seguido actualizándolos hasta la actualidad, el 2018, confirmando esta tendencia.

La temperatura de la superficie del mar en el Mediterráneo desempeña un papel relevante en la génesis y / o intensificación de las lluvias torrenciales. Así, puede provocar que, cuando se dé una gota fría, esta sea más intensa.

Además, puede causar una modificación del régimen de brisas. «Cuando está muy alta, como sucedió en 2003 y en 2018, las brisas se desarrollan menos, con lo que el efecto de refresco que provocan desaparece, lo que ayuda a las olas de calor», señaló.

EFECTO INVERNADERO // A la hora de explicar los motivos, señala que la temperatura del mar tiene ciclos de subida y bajada. En la actualidad, se halla en una fase ascendente. «Queda la duda de si debería empezar a bajar y no lo hace todavía, por efecto del cambio climático», indica.

Así, los estudiosos advierten un proceso de acumulación de vapor de agua y contaminantes atmosféricos sobre la cuenca del Mediterráneo occidental que podría producir un efecto invernadero que provocaría un calentamiento adicional no relacionado con la variabilidad natural.

El informe refleja un alza de 0,35SDgr C de la temperatura cada década. Pero no ha sido un incremento constante, sino que se aceleró durante las últimas décadas. Las tasas de aumento tampoco son constantes espacialmente. La tendencia más baja, pero aún positiva, se encuentra en el Mediterráneo central alrededor de Italia y partes de la costa de Argelia y Marruecos, siendo más alta en el centro y norte del Mediterráneo occidental, mientras que el calentamiento más alto en la cuenca levantina.

25º de media este mes // El aumento total más bajo se encuentra de enero a marzo, mientras que el más alto se extiende de mayo a julio. La tasa de calentamiento más alta se encuentra para la parte norte de la región del Mediterráneo occidental en junio. En la actualidad, es decir, en este mes de septiembre, en nuestra zona la temperatura se sitúa en torno a los 25SDgrC, explicaron.