+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Mediterráneo:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

Castellón: el año de los festivales

En solo dos décadas, los festivales se han convertido en uno de los grandes motores de promoción nacional e internacional de Castellón. Tras un 2017 histórico, el año que empieza promete y todos aspiran a seguir creciendo

 

07/01/2018

Si se observa a vista de pájaro cómo están distribuidos los macrofestivales de música en España enseguida se constata que Castellón ocupa un lugar privilegiado. Es uno de los pocos casos en los que la situación periférica de la provincia no juega en contra y todo gracias a la música en directo. Citas como Arenal Sound, FIB o Rototom se han convertido en la nueva paella del turismo y son, en parte, responsables de que durante el último verano la llegada de turistas se haya incrementado por encima del 10%, hasta los 850.000 visitantes. Otro récord.

El idilio de Castellón con los festivales empezó en 1995, año de la primera edición del Festival de Benicàssim, una cita que congregó a unos 8.000 jóvenes. Aquel acontecimiento se convirtió, casi sin pretenderlo, en la semilla de un modelo de turismo cultural cuyo potencial de crecimiento nadie podía prever entonces. Veintitrés años después, los macrofestivales de Castellón se han convertido en un producto de promoción nacional e internacional de primer orden, con un impacto económico de 102 millones de euros solo en el último año y la creación de miles y miles de puestos de trabajo.

Hay una cifra que resume a la perfección lo que suponen los festivales hoy en día, y es el resultado de unir en una misma suma a las principales citas musicales con las que cuenta Castellón. Todas ellas contaron con más 730.000 espectadores, en un ránking que encabeza el Arenal de Burriana (300.000 jóvenes en seis días), el FIB (173.000 en cuatro jornadas), Rototom (220.000 en ocho) o la primera edición del San San (50.000 en cuatro días).

Los festivales se han convertido en un negocio fundamental en la provincia y, en este camino, instituciones como la Diputación de Castellón o la Agència Valenciana de Turisme (AVT) se ha lanzado a promocionar sus propias marcas turísticas festivaleras. En el caso de la Diputación se ha creado la Castellón, Tierra de festivales y se ha invertido más de 400.000 euros. «Somos el epicentro cultural del sur de Europa, y eso nos posiciona para hacer de la música una estrategia de promoción», reconocía el presidente de la Diputación Provincial, Javier Moliner, nada más acabar la temporada de festivales del año pasado.

Si la temporada del 2017 fue de 10, la del año que acaba de empezar no defraudará. Los grandes eventos musicales de Castellón han empezado ya a engrasar la maquinaria y las perspectivas de todos pasan por seguir creciendo. También lo son para otros festivales, no tan masivos, pero que son un clásico en la provincia: Feslloch, BEP, Orfim, el Internacional de Jazz de Peñíscola, Formigues o Benicàssim Blues. Todos manejan cifras positivas y auguran que el 2018 volverá a ser el año de los festivales de Castellón.

El FIB no se conforma y este año quiere seguir creciendo

El Festival Internacional de Benicàssim abrió en 2017 una nueva época dorada, tras algunos años de decadencia. Y este año no se conforma con menos y quiere más. El certamen despidió su 23ª edición con 177.000 asistentes en sus cuatro jornadas, 7.000 más que en el 2016, y dejó un impacto económico de unos 30 millones de euros y una ocupación turística de entre 95 y el 98%. El 49% del público del festival procede de Reino Unido e Irlanda, el 47% es español y el 4% de otros países. El objetivo, este año, es seguir creciendo. «La meta es, como mínimo, igualar las cifras del año pasado y, si es posible, seguir creciendo», apuntan desde la organización de un festival que este año se celebrará entre los días 19 y 22 del próximo mes de julio.

Para seguir al alza, el FIB ya calienta motores y ha anunciado a su primer cabeza de cartel. Se trata de The Killers, una de las bandas más icónicas de su generación, que repite en el macro certamen de Benicàssim tras su última incursión en el 2013. Por el momento, es la primera y única confirmación, aunque se espera que en los próximos días sigan ampliando el cartel con nuevas incorporaciones.

Arenal, un festival infalible a punto de agotar los abonos

En el Arenal Sound de Burriana piensan que lo mejor está por venir. Y eso que el listón es alto. En el 2017 el Arenal logró reunir a 300.000 asistentes en seis días y es, de hecho, una de las citas más relevantes del año en el circuito español. Con un impacto económico de 41 millones de euros, nadie logra toser a un festival que cuenta con un público muy fidelizado y que suele agotar los abonos a cuatro meses vista. Y este año volverá a ocurrir los mismo. Es más que probable que el festival de Burriana cuelgue el cartel de sold out este mismo mes de enero, dado que el ritmo de venta de los abonos es fulgurante.

Mientras la venta de abonos marcha a ritmo récord, la organización continúa desvelando nombres de los artistas que pasarán por su próxima edición, la número ocho. El último grupo confirmado ha sido La Pegatina, quienes no se podían perder esta fiesta donde ya esperan nombres como La Raíz, Crystal Fighters, Steve Aoki, La M.O.D.A., Los Frequencies o Fyahbwoy.

Rototom: una cita diferente para celebrar los 25 años

Para Rototom Sunsplash la semana del 16 al 22 de agosto será especial y lo será porque este 2018 cumplen 25 años. «Será un festival diferente, lleno de espectáculos inéditos», avanza su director, Fillipo Giunta. El festival reggae quiere aprovechar esta efeméride como punto de inflexión para reforzar su integración con Benicàssim, localidad que lo acoge desde 2010, e introducir algunos cambios. «La del 2018 será una edición especial, con proyectos que incluirán shows únicos diseñados en exclusiva para el festival, que sólo se podrán ver en Benicàssim y que se irán anunciando poco a poco», añade el director. Desde el 15 de diciembre está abierta en la web la venta anticipada de entradas para su 25º aniversario. 220.000 asistentes de 98 países diferentes avalaron la edición del año pasado.

San san abrirá la temporada festivalera a final de marzo

Después de tres años en Gandía, el año pasado San San cambió de ubicación. Eligió Benicàssim y este año repite con el objetivo de incrementar los 50.000 espectadores que se contabilizaron en la Semana Santa del 2017 y que los sitúa dentro del circuito de los grandes festivales españoles. De momento ya está confirmada la presencia de La M.O.D.A., Sidonie y Juanito Makandé.

Red Pier Fest calienta motores para su segunda edición

A la tierra de festivales le faltaba conquistar la capital y eso lo consiguió, por fin, el año pasado. En 2017 nacía el más joven de todos los festivales, el Red Pier Festival, en el Moll de Costa del Grao. Especializado en música rock y en soul, enfocado a un público treintañero y con una gran presencia de grupos autóctonos, el festival del Grao celebra este año su segunda edición y lo hace con muy buenas expectativas. Las fechas elegidas serán los días 18, 19 y 20 de mayo y la organización del festival ya ha confirmado las actuaciones de The Limboos, Bala, Capsula y Travellin’ Brothers.