+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Mediterráneo:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

sale adelante el acuerdo para modificar los estatutos de la estructura de representación empresarial

Cierval acepta las quitas de las patronales a cambio de acaparar poder y captar dinero

La autonómica captará sus propios recursos y minimiza el peso de CEC y Coepa. El pacto supone un balón de oxígeno para la supervivencia de las territoriales

 

CASTELLÓN
10/11/2016

La patronal autonómica Cierval acepta asumir la deuda de las territoriales Coepa (Alicante) --y se entiende que en un futuro muy próximo la de la CEC (Castellón)- a cambio de que estas --además de la valenciana CEV-- aprueben la modificación de estatutos que lleva meses reclamando y que, en la práctica, supone una centralización del poder y una mayor autonomía, ya que pasará a poder cobrar sus propias cuotas.

Se pone fin así a meses de desencuentros. De hecho, los tres presidentes de la CEC, CEV y Coepa comparecieron ayer junto al de Cierval, José Vicente González, tras la celebración de una junta directiva extraordinaria para escenificar el sellado definitivo de la paz en el seno de las organizaciones empresariales de la Comunitat Valenciana.

El presidente en funciones de la Confederación de Empresarios de Castellón (CEC), Néstor Pascual, valoraba como «muy positiva» el resultado de la citada reunión, puesto que supone «llegar todas las confederaciones a un acuerdo para salvarlas».

LA QUITA DE COEPA // A priori, la reunión de ayer estaba convocada con el propósito de votar acerca de si Cierval aceptaba la quita propuesta por Coepa en su plan de viabilidad, y que significa que la autonómica asume el 95% de las deudas que la alicantina tiene contraídas con ellas --alrededor de 600.000 euros--. Cierval evita así arrastrar a la territorial de Alicante hacia la liquidación. El pacto no solo es positivo para Alicante, dado que en la práctica viene a ser un calco de la hoja de ruta que seguirá próximamente la CEC de Castellón, que posiblemente presentará el concurso de acreedores también a finales del mes de noviembre --también adeuda otros 600.000 €--.

A cambio, la Cierval consigue que las patronales territoriales, y fundadoras de la entidad en el año 1981, le aprueben un cambio de estatutos por los que salvan a la autonómica, pero también le dan alas y más poder, puesto que podrá pasar a captar y gestionar sus propios recursos económicos --prevé unos ingresos en el próximo 2017 de 3 millones--. Ahora, la CEC tenía el 26% de los votos en la asamblea de Cierval, la CEV, el 41%; y Coepa, el 33%.

A partir de los nuevos cambios, que se han de votar en asamblea convocada para el 20 de diciembre, las territoriales solo representarán el 30% de los votos --el 10% por igual--. Los sectores podrán adherirse directamente a la autonómica, acaparando el 40% de la asamblea y otro 30% lo tendrán las empresas singulares. Así, Cierval evitaría la quiebra concursal que la amenazaba, aunque el pacto también le permitirá pescar en un ámbito que antes era exclusivo de las territoriales, restándoles cuota de negocio --parece difícil que las sectoriales o las empresas paguen simultáneamente por continuar en la CEC y en Cierval a la vez--.

CENTRALIZADO EN VALENCIA // Y no solo va a tener capacidad económica Cierval, sino también administrativa. La patronal autonómica concentrará el grueso de la estructura técnica y administrativa de las cuatro organizaciones.

A pesar de estas consecuencias, todos los presidentes de las patronales se esforzaron en destacar las bondades del acuerdo. El presidente de Cierval destacó que el consenso «no ha sido fácil», pero que es un «proyecto común de futuro». La CEC también insistió en calificarlo como «positivo». H