+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Mediterráneo:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

CARENCIAS EN LA ATENCIÓN SANITARIA PARA DISCAPACITADOS Y ENFERMOS CRÓNICOS

Cocemfe pide ayuda pública para acabar su centro de rehabilitación

La finalización de la obra ayudaría a paliar las listas de espera de seis meses. La primera piedra se puso en el 2009 pero la crisis obligó a dejarlo inacabado

 

Fachada de la sede de Cocemfe en Castellón. - GABRIEL UTIEL

MARI CARMEN TOMÁS ctomas@epmediterraneo.com CASTELLÓN
14/08/2017

La federación de personas con discapacidad física y orgánica Cocemfe pide ayuda institucional para poder finalizar las obras de su centro ubicado en la calle Císcar y poder acabar con las listas de espera para la rehabilitación de discapacitados, ya que están dando cita para dentro de seis meses, salvo en los casos urgentes.

El presidente de Cocemfe Castellón, Carlos Laguna, recuerda que la primera piedra de la obra la puso en el 2009 Alberto Fabra. Sin embargo, debido a la crisis económica, dice, «se cortó la financiación y quedó inacabado».

Se trata de un espacio de 632 m2, que iba a ser un multicentro de formación y rehabilitación. Como publicó Mediterráneo, ofrecería a sus usuarios un servicio de rehabilitación complementario a la oferta de la Conselleria de Sanidad. Está destinado a enfermos crónicos, aunque también estaría abierto a personas que no acreditaran discapacidad, previo pago de una tasa.

La obra tenía que ser financiada en parte por Diputación y la Obra Social Caja Madrid, mientras que el Ayuntamiento colaboraba en el alquiler mensual. «La mitad de la obra ya está», señala Laguna, quien indica que «la directora territorial de Sanidad, Azucena Martín, la consellera Mónica Oltra y la Diputación son conocedores de la situación».

Laguna calcula que harían falta unos 200.000 euros para acabar la obra, cifrada inicialmente en 724.629 €. A su juicio, es un centro «absolutamente necesario», ya que prestaría atención a discapacitados y estaría abierto a todo el mundo».