+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Mediterráneo:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

iniciativa del plan biológico municipal

Colocan refugios para frenar los mosquitos con murciélagos

Distribuirán 30 cajas por varios puntos de la ciudad y en zonas del Grao

 

ESTEFANIA MOLINER
01/12/2016

El Ayuntamiento de Castellón ya ha iniciado la colocación de los refugios para murciélagos que servirán para frenar la presencia de mosquitos en la ciudad, cara al año que viene. Está previsto ubicar 30 refugios en parques urbanos, edificios municipales y en viviendas de las personas que han participado en los talleres para su construcción, en base a unas diez zonas de interés que han definido desde el consistorio.

Por ahora, se han instalado en la tenencia de alcaldía cercana a la avenida Valencia, y en el Pinar. Cada refugio tiene una capacidad para 100 murciélagos y cada uno es capaz de comer unas 1.000 presas por noche.

Se trata de una actuación que complementa la lucha con biocidas contra el mosquito tigre contemplada en el plan biológico en el que está trabajando el Ayuntamiento de Castellón junto a la Fundación Limne y SEO BirdLife.

Limne ha organizado 11 jornadas formativas de sensibilización y construcción de refugios, en las que han participado tanto ciudadanía en general como estudiantes de varios institutos. SEO Birdlife promueve la puesta en funcionamiento de cajas nido para vencejos. Ambos son dos especies depredadoras de mosquitos.

Con ello, se busca atajar la plaga de mosquitos que en los últimos veranos ha afectado a los vecinos de la zona del Grao y la Marjaleria -y muchos municipios de la provincia, en especial los situados en zona costera-.

PLAN BIOLÓGICO // El plan biológico del Ayuntamiento de Castellón tiene un coste de 20.000 euros, que se complementa con el uso de los habituales biocidas y con la fumigación de las áreas más sensibles del cauce del río Seco. Hay que destacar que el consistorio aumentó en 15.000 euros el presupuesto en la materia. Además se ha impulsado una ordenanza contra el mosquito tigre, en la que se involucra a la ciudadanía, aconsejándola una serie de actuaciones con amenaza de sanciones si no cumplen.