+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Mediterráneo:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

ENTREVISTA.

Conrado Hernández Mas SECRETARIO GENERAL DE UGT-PV : "Es necesario crear un plan para el azulejo"

Seguro de sí mismo y locuaz en sus argumentos, no da la sensación de ser un recién llegado a la cúpula del sindicato mayoritario en la Comunitat. Procedente del sector del Metal, defiende el discurso habitual en las organizaciones ob

 

Diáfano Conrado Hernández cree en el futuro de la industria. - Foto:MANOLO NEBOT

RAMON OLIVARESRAMON OLIVARES 28/06/2009

Nacimiento En 1959 en Quart de Poblet (Valencia). Actualmente reside en Castellón.

Trayectoria Trabajador de Unión Naval en excedencia, es delegado de la UGT desde 1980, donde ha ido ascendiendo en la Federación del Metal hasta alcanzar el cargo de secretario autonómico del sindicato el pasado 25 de abril.

--Hace dos meses que fue elegido como secretario general de UGT-PV, ¿cómo ha vivido estos primeros días?

--Con mucha intensidad, con ilusión, pero también con responsabilidad. Como comprenderá han sido días de muchas reuniones con gente de dentro y de fuera del sindicato, de ponerse al día en muchos asuntos y de mucho ajetreo, pero puedo afirmar que han sido sesenta días muy positivos.

--¿Han sido muy diferentes a su experiencia como secretario de la Federación de Madera, Construcción y Afines (MCA), de donde proviene?

--Aunque la Federación es muy amplia y abarca muchos sectores y personas, la UGT-PV es más compleja y diversa. De todas formas, no es todo nuevo, la dinámica es similar y el objetivo el mismo, defender y promover los derechos de los trabajadores y trabajadoras.

-¿Qué le supone sustituir a Rafael Recuenco, que había sido hasta ahora el único secretario general de UGT-PV?

--Por una parte, es una responsabilidad muy grande sustituir a Rafa, que ha realizado una importante labor, aunque por otra, es un reto. En realidad, lo importante es la Comisión Ejecutiva. Yo soy la cara visible de un equipo de personas, sin las que la Secretaría General no sería operativa.

--Entremos a valorar el problema del desempleo. ¿Qué valoración le merece el hecho de que en España haya bajado el paro por primera vez tras 14 meses y que en la Comunitat y la provincia de Castellón no haya sucedido lo mismo?

--Esta es una cuestión que nos debe hacer reflexionar. ¿Por qué el mercado laboral de la Comunitat, especialmente en la provincia de Castellón, tiene ese comportamiento? Nosotros consideramos que esto se debe a la forma en que se han hecho las cosas durante los años de bonanza, en los cuales se ha apostado por la construcción, los grandes eventos deportivos y el turismo, lo que sumado al relativo abandono de la industria, la innovación, el desarrollo y la investigación, suponía que una buena parte del empleo generado era precario. Así que con los primeros síntomas de agotamiento el castillo de naipes se ha caído con mayor estrépito que en España.

--¿Ve signos positivos en la evolución de las cifras de Castellón? ¿Cree que, aquí, puede crearse empleo en breve aquí?

--La situación de la industria del azulejo, de la construcción en general y de la residencial en particular no auguran que en breve se pueda generar gran cantidad de empleo. Una cuestión que exige la creación de un plan sectorial del azulejo, aunque no solo eso, también debemos saber explotar los nuevos yacimientos de empleo y, en este sentido, ya va siendo hora de que se desarrolle debidamente la ley de la dependencia, que se impulse la obra pública y se construyan los centros educativos que faltan; que se potencie la innovación y el desarrollo industrial, que se premie el talento sobre la especulación, y tantas otras cosas.

La pregunta que debemos contestar es qué vamos a producir en los próximos decenios, cuando ya no podamos competir en costes laborales, sino en la excelencia de los productos y de los procesos de producción. Pero claro, esto es entrar de lleno en la sociedad del conocimiento y eso es algo que no se puede hacer de la noche a la mañana.

--¿Están siendo los sindicatos demasiado blandos hacia los gobiernos, dado que no hay ningún tipo de conflictividad laboral, a pesar de las cifras de parados? Y más teniendo en cuenta que la mayoría de Expedientes de Regulación de Empleo (ERE) se aprueban con el consenso de los sindicatos.

--Una apreciación, los ERE no se aprueban con el consenso de los sindicatos. Quien los aprueba es la Dirección de Empleo de la Generalitat, y quien los presenta es la dirección de la empresa.

Pongámonos en situación, la empresa presenta un ERE que supone el adelgazamiento de la plantilla y se produce una negociación sobre su impacto final, la forma de llevarlo a cabo y, junto a ello, un plan de viabilidad. Sentarnos a negociar un hecho ya previsto, intentando reducir su impacto y asegurando la viabilidad futura de la empresa no es que se apruebe con el consenso de los sindicatos, simplemente se busca la mejor salida.

Respecto a lo blandos que somos, no puedo compartir esa visión, hemos realizado movilizaciones en empresas donde el empleo estaba amenazado. En diversos sectores que han padecido la crisis en mayor medida y en muchas autonomías, como la valenciana, nos hemos manifestado por la protección social y el empleo. Si lo que pregunta es por qué no planteamos una huelga general, hemos de recordar que el Gobierno del señor Rodríguez Zapatero no ha recortado derechos laborales y sociales. Si lo hubiera hecho, sin duda hubiera supuesto otro tipo de contestación sindical. Ya lo hicimos con el Gobierno de Felipe González o el de José María Aznar. Estos recortaron derechos de manera unilateral, fuera del diálogo social, pero eso, a día de hoy, no se producido.

--¿Cree que la sociedad es consciente del alcance de acuerdos como el PAVACE? ¿O sus consecuencias no han calado?

--A veces resulta difícil explicar a la ciudadanía la labor de las instituciones y es una lástima porque, créame, el alcance del PAVACE debe ponerse en valor. Hablamos de un pacto muy extenso, complejo, que abarca casi todas las ramas de actividad y que tiene un componente social muy destacado, donde estamos representados trabajadores, empresarios y la Administración autonómica. Sus consecuencias son múltiples, y alcanzan desde el trabajador de la pyme al de la gran empresa. Su fin es que genere posibilidades de crecimiento y estabilice el empleo.

--Estos meses de verano suelen caracterizarse por la creación de puestos de trabajo. La crisis ha abierto la incertidumbre en este sentido, ¿esperan que continúe esta tendencia?

--La verdad es que nos encontramos ante un escenario complicado en el que es problemático hacer predicciones. Lo normal y deseable es que en los meses estivales se cree empleo, ligado al turismo y al comercio, sobre todo en zonas de costa y que continúe la tendencia, lo que está por ver, es con que intensidad se creará.

Pasa a la página siguiente