+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Mediterráneo:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

MUSEU DE LA CIUTAT

Descubre el pasado romano de Castellón en Vinamargo

Castellón tendrá el nuevo centro de interpretación acabado este año

 

Imagen virtual de cómo será el centro de interpretación de Vinamargo. - MEDITERRÁNEO

El centro de interpretación de Vinamargo, en construcción. - MOLINER

ESTEFANIA MOLINER
21/10/2018

Las obras de construcción del centro de interpretación de la villa romana de Vinamargo ya han empezado. Adjudicadas a Cyrespa Arquitectónico, SL por 157.744,32 euros (IVA excluido), el edificio servirá de punto de información para los visitantes y permitirá conocer con detalle los secretos que esconde este yacimiento, que podría responder a un gran centro productor agropecuario y distribuidor de mercancías y que es uno de los yacimientos arqueológicos romanos más importantes de la provincia de Castellón y el único romano de la ciudad, con una extensión actual de 2.750 metros cuadrados de superficie construida y una excavación total de 3.500 m2.

El centro de interpretación es la segunda fase de las obras que pondrán en valor el enclave. Está financiada por la Conselleria de Cultura, tras una primera fase a cargo del Ayuntamiento que acabó en junio del 2017 después de cuatro meses de trabajos y una inversión de 125.000 euros que sirvió para consolidar los restos arqueológicos, descubiertos en 2009 durante las obras de canalización del Barranco de Fraga.

«Queremos que las obras estén acabadas antes de que finalice 2018 para que el centro de interpretación sea un espacio de atracción cultural y turística para la ciudad y una muestra de conservación del valioso patrimonio que tenemos». Son palabras del conseller de Cultura, Vicent Marzà, quien recalca la colaboración con el Ayuntamiento para poner en valor este yacimiento.

¿Cómo será el centro de interpretación?

El edificio del centro de interpretación del yacimiento romano de Vinamargo se resuelve a partir de la reinterpretación de la composición y la imagen de una vivienda o villa romana de modestas dimensiones, según detalla el proyecto elaborado por la Conselleria de Cultura.

Así, el acceso único se ubica en el extremo de una superficie cubierta con un entramado de madera, a modo de porche, que da paso ya en el interior a la zona expositiva del centro de interpretación, porticada y cubierta con teja con pendientes hacia el interior, que pretende evocar el patio de una villa en cuya zona central, descubierta, estaría el impluvium. Al fondo del patio se disponen las dependencias de administración y recepción y locales de servicio.

La estructura del edificio se realiza con muros de carga de ladrillo panal de 1 y 1,5 pies de espesor, vigas de acero laminado, soportes circulares de hormigón y forjado autorresistente de viguetas pretensadas.

Los paramentos verticales exteriores se revestirán en general con enfoscado de mortero de cemento sobre el que se aplicará pintura en tonos blanco y rojo, configurando un zócalo a semejanza de los existentes en las villas romanas. En cuanto al acondicionamiento del interior de la parcela -de titularidad municipal- se disponen zonas aptas para el aparcamiento de vehículos y otras zonas de estancia para los visitantes del conjunto arqueológico, convenientemente pavimentadas y con plantación de pinos y de cipreses

Por ahora, quienes se acerquen al yacimiento del camino Vinamargo (popularmente conocido como Villamargo) pueden conocer unas pinzeladas de su historia a través de paneles informativos colocados en la zona.

En los mismos, se detalla que durante la excavación se hallaron restos de cultura material del neolítico y final del epipaleolítico (4.000-2.000 a.C.) y sobre todo de la cultura ibérica (ss. V-I a. C.). Se trata de un entorno ya ocupado desde hace varios milenios, aunque los núcleos de población no se han documentado hasta el momento, conociéndose solo la cercana necrópolis ibérica del Camí Vinamargo. En el entorno se han hallado restos de época andalusí (ss. XI-XIII) y bajomedieval (ss. XIV-XV) que pueden corresponder a la alquería de Vinamargo.

Museu de la Ciutat de Castelló

Este centro forma parte del Mucc (Museu de la Ciutat de Castelló) y se suma a dos proyectos de revalorización del patrimonio de la ciudad recientemente puestos en funcionamiento, como el centro de interpretación del Castell Vell y el refugio antiaéreo de la plaza Tetuán, ambos inaugurados el pasado verano y con visitas periódicas abiertas, audioguías incluidas.