+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Mediterráneo:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

combustible más caro

El diésel a menos de un euro se acaba en Castellón

La subida del petróleo se nota en el surtidor y llenar el depósito cuesta 6 € más que en enero

 

ELENA AGUILAR
12/06/2016

La gasolina tampoco quiere perderse los primeros síntomas estivales. La recuperación del precio del petróleo (el crudo vuelve a cotizar por encima de los 52 dólares) ha provocado ya un inmediato repunte en el coste de los combustibles y está empezando a provocar un susto en el bolsillo de los consumidores. Se acabó el diésel por debajo del euro en la gran mayoría de las estaciones de servicio de Castellón. Y lo peor de todo es que todo apunta a que la escalada de precios continuará unas cuantas semanas más.

El gasóleo, el carburante más utilizado por los conductores de Castellón, ha alcanzado esta semana su máximo anual y se paga en los surtidores de la provincia a una media de 1,055 euros por litro, después de encadenar su octava semana consecutiva al alza. En lo que va de año, este combustible ha aumentado casi 9,6% y llenar el depósito cuesta ahora 58,02 euros, seis euros más que a finales del año pasado.

Con un barril de Brent al alza, lo que hace seis meses era la norma hoy es la excepción. Solo 31 de las 173 estaciones de servicio con las que cuenta Castelllón mantienen el diésel por debajo del euro, según la información que maneja el Ministerio de Industria. Las hay que todavía lo venden a precios que oscilan entre los 0,931 y los 0,999 euros, pero el grueso de los surtidores no baja de los 1,050.

Con la gasolina ocurre lo mismo. Ahora se paga a una media de 1,192 euros por litro en Castellón, un 5,3% más que a principios de este mismo año, y si en febrero era posible llenar el depósito de sin plomo 95 por menos un euro en al menos diez estaciones de servicio de la provincia, esas cifras ya han pasado a la historia. La más barata la vende a 1.079 y, la más cara, a 1,254.

Pese a estas últimas subidas y a que el consumidor se había acostumbrado a pagar menos, los combustibles de automoción se mantienen aún alejados de las cotas de 1,3 y 1,2 euros por litro marcados por la gasolina y el gasóleo, respectivamente, durante el verano del año pasado. Y otro apunte más. Pese a que la subida es una mala noticia (para las familias y también para las empresas) los valores de ahora siguen a años luz de los alcanzados en octubre del 2012, cuando la gasolina superó la barrera de los 1,5 euros por litro. H