+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Mediterráneo:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

accidentes acuáticos

Emergencias pide cautela en la playa tras cuatro muertes

La Comunitat vive un verano negro con una lista de víctimas que se eleva ya a 15

 

Un socorrista recorre la playa en el Grau de Castelló, mientras algunos bañistas disfrutan del agua. - GABRIEL UTIEL

LAURA ABAD CATALÁN
19/07/2019

El 1 de junio dio comienzo la temporada de verano. Apenas un mes y medio ha hecho falta para registrar 39 asistencias médicas y 15 muertes por ahogamiento en las playas y piscinas de la Comunidad, cuatro de ellas registradas en la provincia de Castellón.

Ante esta situación, la Conselleria de Sanidad, a través del Servicio de Emergencias Sanitarias (SES), pide máxima cautela a los bañistas con el fin de evitar posibles ahogamientos. «Un accidente acuático puede producir la muerte, pero también secuelas graves en los pulmones y daños irreversibles en el cerebro», recuerdan desde la Generalitat.

Además, destacan que uno de los colectivos más vulnerables a los ahogamientos es el de los menores. En esto insiste el presidente del SES, Pere Herrera: «Hay que tener más cuidado con ellos. Nunca se deben dejar solos».

PREVENCIÓN // Es bien sabido que durante la época estival aumenta el riesgo de accidentes acuáticos. Aún así, existe la posibilidad de prevenirlos y minimizar sus consecuencias, simplemente siguiendo las normas de seguridad.

Algunas de las recomendaciones que proponen desde el SES para evitar posibles ahogamientos son: Bañarse en lugares seguros, respetar las banderas que marcan el estado del agua (verde: sin peligro; amarillo: permitido el baño, aunque extremando precauciones; rojo: prohibido, y negro: playa clausurada por poder suponer un grave riesgo para la salud del bañista), y evitar el consumo de comida pesada y alcohol inmediatamente antes del baño.

«La digestión puede influir en que se den mareos o pérdidas de conciencia, lo que puede derivar en ahogamiento», manifiesta Herrera, quien también aboga por actuar rápidamente en el caso de accidente, llamando al 112 e iniciando una reanimación.

La playa de Burriana registró un fallecido el 15 de junio y ese mismo día un anciano murió en la piscina de un hotel en Peñíscola. En esta última localidad perdió la vida una bañista el día 27 --en una cala sin vigilancia-- y este miércoles pereció una mujer en Els Terrers de Benicàssim.