+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Mediterráneo:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

será una de las primeras firmas españolas en apostar por la tecnología en continuo

Grespania arranca en junio su nueva planta y crea 50 empleos

El producto, entre otras ventajas, tiene menor espesor y abarata el transporte. La firma invierte 25 millones para fabricar 1,5 millones de m2 de maxipiezas de 3x1

 

Grespania ha aprovechado una nave industrial en Moncofa para renovarla por completo y adaptarla. - MEDITERRÁNEO

DANIEL NÁGER
25/05/2016

Grespania apuesta por crear empleo y riqueza en Castellón. La firma especializada en la fabricación de pavimentos y revestimientos cerámicos, con plantas de producción en Castellón y Nules, pondrá en marcha “a principios del mes de junio” su nueva fábrica de baldosas ubicada en Moncofa, un proyecto que va a suponer un desembolso de “25 millones de euros” y la creación de “50 nuevos puestos de trabajo, distribuidos tanto en los departamentos de producción como comercial y márketing”.

Así lo ha anunciado a Mediterráneo el presidente y consejero delegado de Grespania, Luis Hernández, quien se muestra orgulloso de la apuesta de la empresa por “una tecnología totalmente innovadora” y que se comercializará bajo la marca Coverlam.

Se trata del proceso de producción en continuo, un sistema que empieza ahora a extenderse por el mundo y que permite la fabricación de las denominadas maxipiezas, es decir, láminas cerámicas de “más de 1x3 metros y de muy reducido espesor”, lo que requiere un tratamiento “absolutamente distinto de las materias primas y del proceso de producción”. Serán entre, en total, 1 y 1,5 millones de m2/anuales.

POR QUÉ EN LA PROVINCIA // Preguntado sobre por qué la firma apuesta por invertir en Castellón en un momento en el que se habla de globalización y de la necesidad de acercar la fabricación a los mercados de consumo, Hernández subraya: “El producto aporta las ventajas de su reducido espesor, lo cual abarata el transporte y facilita el manejo”. Por otra parte, “reúne otras características de tipo técnico, como la facilidad de corte y de manipulación, lo que convierte a Coverlam en un producto idóneo para la renovación”. Y por último, permite usos fuera de los tradicionales de la cerámica, como encimeras de mármol o material para fachada.

Todo ello, ligado a que es un producto “innovador, necesita de unos servicios industriales y de materias primas que en otras zonas sería más difícil de obtener que en un polo de concentración cerámica tan importante como el de Castellón”, defiende.

Para ello, la compañía ha aprovechado una nave industrial que ya tenía en Moncofa y la ha transformado por completo para albergar el nuevo proyecto. H