+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Mediterráneo:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

las ludotecas advierten una bajada importante en las matriculaciones

Las guarderías ‘flojean’ frente al auge de las escuelas de verano

Impala atribuye su 50% más de alumnos a las actividades de agua y robótica. Los padres optan por cursos deportivos y aprovechan el rol del ‘abuelo cuidador’

 

Imagen de recurso de niños comiendo en una guardería. - MEDITERRÁNEO

Un monitor de Impala enseña a jugar a paddle a los más pequeños. - MEDITERRÁNEO

NÚRIA B. BIGNÉ
25/07/2016

Las guarderías de Castellón viven una temporada estival “floja”, frente al auge de las escuelas de verano, que han visto notablemente incrementada su demanda. Así lo han confirmado a este diario distintas ludotecas de la capital, que han incidido en que la “bajada” se debe, en gran medida, a la gran competencia que ejercen los cursos de verano, con oferta lúdica y deportiva; y, por otra parte, al importante rol que desempeñan actualmente los abuelos durante los meses en los que no hay colegio y en que los padres deben seguir trabajando.

“Tenemos bastantes menos niños que el año pasado, hemos notado un descenso del 25% más o menos”, explican desde Sol Solet, en donde inciden en que “los padres que tienen menos trabajo no necesitan dejar a los niños aquí y los que sí tienen que dejar a los niños con alguien aprovechan y tiran de los abuelos, que no les cuestan dinero”. Desde La Jirafa y Chiccos también corroboran dicha situación y aprecian “una buena bajada” en las matriculaciones del mes de julio.

Una circunstancia que contrasta, sin embargo, con la de las escuelas de verano, que cuentan cada año con más niños inscritos. Desde Laude British School de Vila-real apuntan a un importante aumento de alumnos en sus cursos de verano. “Tenemos unos 250 alumnos, 40 más que en el 2015, en nuestros cursos de inmersión lingüística y deporte”, señala Esther Bravo, directora de admisiones. Un éxito que comparten en la escuela de verano del colegio Liceo, en donde cuentan con 70 niños inscritos y se sienten “muy satisfechos” por estar al completo.

El campus de verano de Impala, con las actividades deportivas más innovadoras y talleres de robótica, ha visto incrementarse el número de alumnos en un 50% este año. La escuela, con cerca de 280 asistentes, es de las más novedosas e inicia a los pequeños en deportes acuáticos como el paddle-surf y el kayak, además de enseñarles diseño web, entre otras muchas actividades.

“Nuestro campus ofrece deportes novedosos, cocina casera y una enfermera que está todo el tiempo en las instalaciones para cualquier percance que pueda surgir”, destacan los responsables.

LOS PADRES // La castellonense Eva Bernat lleva a sus tres hijos a una escuela de verano y apunta que eligió esa opción porque es “muy dinámica, rompe la rutina, les permite hacer actividades de multideporte y estar en contacto con otros niños, pasándolo bien”. H