+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Mediterráneo:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

VEÏNS SOLIDARIS EN ACCIÓN

La Guinea recoge 8.000 kilos de alimentos para familias del barrio

El enclave de la capital es víctima de los efectos de la crisis en la población. La asociación de vecinos concluye su campaña de ayuda a gente desfavorecida

 

Imagen de archivo de reparto de comida en la asociación. - MEDITERRÁNEO

VICENTE CORNELLES
25/07/2016

Pioneros en la labor social y dentro de las actividades vecinales que unen caridad y filantropía. Durante todo el año, han prestado ayuda a 48 familias desfavorecidas del barrio de la Guinea con la entrega de comida que han ido recogiendo en las puertas de los supermercados en una donación realizada por los clientes de los establecimientos comerciales.

“8.000 kilos de alimentos recogidos en los últimos meses”, señala el presidente de la asociación de vecinos de La Guinea, Andrés Barberá. “Es el barrio más degradado de Castellón”, indica a la hora de describir las especiales circunstancias de este enclave urbano, donde el paro alcanza niveles superiores al 20% y en el que hay una elevada población emigrante, fundamentalmente rumanos y magrebíes, aunque también la población autóctona sufre carestías.

Dentro de la campaña Veïns Solidaris, “una veintena de voluntarios han salido en los últimos meses para recoger alimentos no perecederos, pero también perecederos, en las puertas de los supermercados donados por los clientes, o la entrega de comida en las puertas de la asociación de vecinos, para ayudar a la gente el barrio”, detalla Barberá, consciente de los efectos de la crisis económica “sobre una población en riesgo de exclusión social, por no decir pobreza absoluta en muchos de los casos detectados”.

Así, de los 8.000 kilos de alimentos recogidos, 1.000 han sido de arroz, 800 de pasta y 1.500 de legumbres, “en un desglose de los productos que han donado los ciudadanos a lo largo de varios meses”, indica Barberá, quien además relata que “una de las prioridades es el reparto de leche para bebés, así como productos de higiene como pueden ser compresas, ya que hay familias que no tienen ni para estos gastos básicos y esenciales”.

ROPA Y JUGUETES // Pero, no solamente comida, “también ropa y juguetes para los niños”, explica el dirigente vecinal, que muestra su vocación solidaria y también la de sus convecinos, en aras a que la gente más pobre tenga recursos. Una acción coordinada con la Conferencia San Vicente de Paúl de la capital.

Con el verano se cierra la campaña de alimentos, pero Andrés Barberá comenta que esta acción de ayuda a las familias necesitadas “volverá en octubre, tras las vacaciones, y estaremos de nuevo en la puerta de los súpers”. H