+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Mediterráneo:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

IMÁGENES PARA EL RECUERDO

La historia de La Panderola, el tren que 'volaba' en Castellón

'Mediterráneo' recupera algunas de las fotos más espectaculares del popular tranvía que funcionó desde 1888 hasta 1963

 

La Panderola prestó servicio en Castellón desde 1888 hasta 1963. - MEDITERRÁNEO

R. FABIÁN
04/10/2018

Castellón era y es una provincia con una importante producción citrícola y de productos como el azulejo. Es por ello que en el siglo XIX se hizo imprescindible la construcción de un ferrocarril que conectara estas zonas con el puerto para la posterior exportación de los productos. Fue entonces, concretamente en 1888, cuando nació el histórico tranvía a vapor bautizado como La Panderola, traducido del valenciano como ‘cucaracha’. Pincha en la imagen inferior:




El tranvía sigue muy vivo en el imaginario colectivo de los castellonenses que disfrutaron de su servicio, y quienes no han tenido la suerte de subir en sus vagones seguro que saben tararear de memoria la canción sobre el “tren que vola” que le ha convertido en inmortal, y que en este vídeo interpreta el grupo Els Llauradors:

La Panderola, una de las infraestructuras que más ha cohesionado históricamente las comarcas de la Plana Alta y Baixa, se erigió como pieza clave de la economía y de la sociedad provincial desde 1888 hasta 1963. Como muestra de su utilización por parte del pueblo, sumando los tres últimos años completos en los que la locomotora estuvo en marcha (1960, 1961 y 1962), un total de 2.612.830 pasajeros compraron su billete, según datos recogidos en el libro ‘El tranvía a Vapor de Onda al Grao de Castellón de la Plana’, de Juan Peris Torner. Teniendo en cuenta que el objetivo inicial del tranvía era el de su transporte de mercancías, el dato habla por sí solo de la importancia que llegó a tener en su día entre la población. Pincha en la imagen inferior:




En 1891, la Panderola se cobró su primera víctima, un hombre a quien los médicos Enrique Beltrán y Juan Bautista Ballester tuvieron que amputar una pierna. No acabaron aquí las vicisitudes de una línea que en 1931 estuvo a punto de desaparecer cuando la compañía abandonó la concesión, teniéndose que hacer cargo de la misma el Estado. Pincha en la imagen inferior:




En el momento del cierre definitivo de la línea, datado el 1 de septiembre de 1963, La Panderola disponía en total de 212 vagones, de los cuales 184 estaban en servicio y 28 en reparación. 38 eran coches de viajeros y 174 vagones de mercancías. En el último trayecto el maquinista fue Martín Bonilla, con José Agramunt como jefe de tren. La Panderola dejaría así de funcionar después de 75 años en la Plana. Pincha en la imagen inferior:


 

Una de las máquinas originales estuvo expuesta hasta finales del siglo XX en el Parque Ribalta, como elemento decorativo y de ocio infantil. Finalmente fue retirada y actualmente está expuesta en el Parque de la Panderola en el Grao de Castellón. También en Vila-real se puede encontrar hoy en día uno de estos particulares trenes en la plaza que lleva su nombre.

Temas relacionados