+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Mediterráneo:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

PERSPECTIVAS DE UN PERIODO MARCADO POR LA RESACA POSTELECTORAL

La hora de la política

El congreso del Bloc aupará a Vicent Marzà y la Diputación deberá definir un proyecto propio. Puig debe consolidar el Botànic II y superar el reto de que la Comunitat gane peso en Madrid

 

El jefe del Consell, Ximo Puig, y Vicent Marzà, aspirante a liderar el Bloc, en Les Corts Valencianes. - MEDITERRÁNEO

BARTOMEU ROIG
02/01/2020

El 2019 será recordado como el año más electoral de la historia reciente, con repetición de comicios generales incluida. Después de tantos recuentos de papeletas, y con los tiempos de las mayorías absolutas cada vez más en el pasado, los próximos 12 meses deben estar marcados por el empleo de la política y la negociación para desatascar aquellos problemas que más afectan a los habitantes de Castellón. Entre ellos, la eterna reivindicación de la financiación autonómica, la culminación del corredor mediterráneo, el acceso ferroviario sur a PortCastelló, las inversiones necesarias en la red de Cercanías o la culminación de la obra de la nacional 232 en el puerto de Querol.

Un Consell más incisivo con reivindicaciones al Gobierno

Ximo Puig apostó por ser el primer presidente de la Generalitat en adelantar comicios autonómicos sin hacerlos coincidir con las municipales y ganó la cita con las urnas. A pesar de aumentar la distancia con Compromís, mantiene el reparto de competencias en el Consell con la coalición, gobierno al que se sumó Podem. Lo primordial es consolidar el Botànic II, pero también debe manejar su condición de barón territorial de los socialistas para hacer escuchar la voz de las reivindicaciones de su territorio. Esto es tener más peso en Madrid. Sobre el futuro del PSPV, sin ser año de congreso, Puig ha expresado su voluntad de seguir al frente y compatibilizarlo con la máxima responsabilidad autonómica, cerrando la posibilidad de una bicefalia entre partido y Palau.

Poca estabilidad, que va en contra la financiación

A nivel nacional, la vida política está a expensas de que Pedro Sánchez deje de ser presidente del Gobierno en funciones. Del precio que tenga que pagar por ello dependerá la fortaleza de su Ejecutivo. El fin de la interinidad debe ser clave para la agenda valenciana, con la nueva financiación autonómica como asunto primordial. Resolver el día a día en medio de este panorama se antoja labor complicada y muchos temen que la solución definitiva al endeudamiento crónico de la Generalitat valenciana deberá esperar más allá del 2020.

Un congreso que aspira a marcar el futuro del Bloc

El Bloc arranca un año trascendental. En junio celebran su congreso y pocos niegan la intención de que su mayoría en la coalición Compromís debe notarse en mayor grado, más pronto que tarde, en el cartel electoral. El principal referente del Bloc en Castellón, el conseller de Cultura, Vicent Marzà, está llamado a incrementar su influencia en el conjunto autonómico y liderar una nueva etapa del partido nacionalista. El congreso será el primer paso y, a partir de ahí, el objetivo estará en las elecciones del 2023 para, por qué no, pelear con Mónica Oltra por encabezar la candidatura de Compromís a la Generalitat.

Bonig aleja el fantasma de un congreso extraordinario

Después de no pocas turbulencias y amagos de una convocatoria extraordinaria del congreso regional para su relevo, la lideresa del PPCV, Isabel Bonig, parece afrontar un año de estabilidad en clave interna. No estará exento, no obstante, de retos clave para la valldeuxense, como el de cerrar de una vez por todas la crisis interna del partido en Valencia, donde funciona con una gestora desde la eclosión del caso del pitufeo en el Ayuntamiento de la capital. En un contexto en el que parece ahora que Génova no está por la labor de abrir el melón de procesos internos, Bonig tiene por delante en torno a un año y medio hasta el cónclave que se celebrará en el 2021 --según el calendario oficial-- para gestionar los réditos electorales y convencer de que es la mejor alternativa para liderar el PP en la Comunitat.

Movimiento en Ciudadanos tras la debacle electoral

También por la derecha, aunque más centrada solo a veces, una situación bien distinta es la que afronta Ciudadanos tras su hundimiento en las urnas. Si su momento es grave en el ámbito nacional y el autonómico, casi lo es más en Castellón. La fractura de la organización, agudizada por la rebelión de su secretaria provincial de Organización, Sandra Julià, solo tendrá remedio si Toni Cantó, empeñado en resucitar a Cs en la Comunitat, atiende a las peticiones de los críticos con Julià, entre los que destaca Cristina Fernández, de renovar los cargos orgánicos y recuperar el rumbo fundacional de la formación.

Primeras cuentas al gusto del equipo de la Diputación

Las municipales de mayo no solo consolidaron en el poder a partidos y coaliciones de izquierdas, sino que supusieron un cambio de calado en la Diputación tras 24 años de dominio del PP. Por primera vez, un pacto entre socialistas y Compromís trajo nuevas caras a la institución, comandada desde junio por el alcalde de Suera, José Martí. Hoy entra en vigor el presupuesto del nuevo equipo, que deberá establecer diferencias respecto a la rutina instalada durante décadas. Gestionarán casi 150 millones, con la voluntad de atender a los municipios del interior afectados por la despoblación. También deberán asumir gastos hasta ahora en manos de otras administraciones, como los equipos de servicios sociales en pueblos.

Mapa Coronavirus España

Mapa Coronavirus España

    Buscar tiempo en otra localidad