+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Mediterráneo:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

IGUAL QUE EN TODA LA COMUNITAT VALENCIANA

Los hospitales de Castellón retoman las operaciones de lista de espera pero sin poder doblar turnos

Las derivaciones de pacientes a la privada también se han reanudado pero no así el autoconcierto, mientras que la crisis del coronavirus y las vacaciones del personal complican seriamente el objetivo de Sanitat de controlar una demora que está en máximos históricos

 

Los hospitales de Castellón retoman las operaciones de lista de espera pero sin poder doblar turnos. - GABRIEL UTIEL

V. S. / VALÈNCIA
28/06/2020

La pandemia de coronavirus ha sido el gran reto de la sociedad y, en especial, de la sanidad. Pero una vez el virus deje de ser el problema, quedarán sus consecuencias, esas que todavía no han dado la cara tanto en empeoramiento de otras patologías o en el inevitable retraso de consultas, pruebas y operaciones no urgentes. Ahí está el dato, en máximos nunca vistos, de la lista de espera en Castellón y el resto de la Comunitat Valenciana al cerrar mayo: después de dos meses y medio de quirófanos parados e incluso ocupados por pacientes covid-19 graves, la buena marcha de este indicativo se ha terminado de torcer irremediablemente.

Ahora hay que esperar casi el doble que en febrero -antes de la pandemia- para entrar a quirófano por algo no urgente. Cinco meses de media. Y son 64.987 las personas que se encuentran en esa tesitura. Conscientes de la saturación que se les viene encima, los hospitales valencianos han empezado a retomar la «normalidad» casi por completo en lo que a operaciones se refiere y han empezado a llamar ya a pacientes en lista de espera «aunque solo desde las últimas semanas», según han confirmado diversas fuentes hospitalarias.

El ritmo lo marcan los propios hospitales teniendo en cuenta la disponibilidad de personal e incluso de infraestructuras. En algunos están al 100 % y, en otros, aún tienen desmantelados una parte de los quirófanos que en su día se usaron como salas UCI y que puede que no vuelvan a la normalidad todavía para garantizar que en un espacio de pocos días se pueda volver a contar con camas suficientes de críticos si fuera necesario, tal como marcan desde el Ministerio de Sanidad. Es el caso del hospital Dotor Peset, que aún tiene por recuperar algún quirófano.

Oftalmología y Traumatología

La Conselleria de Sanidad ha ordenado empezar por lo más urgente y priorizar las intervenciones de las especialidades que más personas acumulan siempre: Oftalmología y Traumatología. Esperando por alguna operación relacionada con los ojos hay 14.058 personas y esperando por alguna de Traumatología hay 20.349. Entre las dos, suman más de la mitad de todos los pacientes que están esperando a operarse. Los profesionales de ambas especialidades se han puesto al trabajo, además a buen ritmo. Así lo certifica el jefe del Servicio de Oftalmología del Hospital de Gandía, Juan Navarro. «Desde hace tres semanas estamos prácticamente al 100 %. La primera semana después de poder volver a operar estuvimos a medio gas pero ya estamos a un ritmo normal y prevemos aumentar el ritmo durante las vacaciones. Hemos hecho un esfuerzo entre los profesionales del servicio para hacerlo posible», explica el oftalmólogo, presidente también de la Sociedad Valenciana de Oftalmología.

En el hospital Doctor Peset, el jefe de Traumatología, José Luis Rodrigo, explica que han recuperado la actividad «al 80 -90 %» solo condicionados por esos quirófanos que se usaron como UCI en los peores momentos «y ya estamos recuperando a pacientes que estaban más tiempo en lista de espera». La «normalidad» se ha recuperado desde «hace apenas 15 días porque llevábamos tiempo pidiendo empezar a operar pero no recibíamos el permiso».

Plan de choque sí, autoconcierto no

Los quirófanos públicos han vuelto por sus fueros, pero, incluso en circunstancias normales, esto no es suficiente para evitar que la lista de espera se eternice, ya que el flujo de entrada de pacientes es siempre muy alto. De esta forma, se ha empezado a recuperar una de las «ayudas externas» en la que la Conselleria de Sanidad lleva confiando desde tiempos del Partido Popular: el plan de choque o derivación de pacientes a la privada.

Según fuentes de clínicas privadas, estos centros que colaboran con la conselleria gracias a un convenio de 14 millones anuales ya están recibiendo pacientes de la pública desde hace al menos un mes. El ritmo de derivación de pacientes en este tiempo ha variado considerablemente de un hospital a otro y, en algunos, todavía tienen pendientes de operar a pacientes citados antes de la pandemia. Serían personas que ya no computan en la lista oficial de la sanidad pública pero que siguen sin operar. La Conselleria de Sanidad ha evitado dar, por ahora, cifras de en qué porcentaje se ha recuperado esta colaboración postpandemia.

La otra ayuda extra, el autoconcierto, es la que todavía está por arrancar. Para este plan, que consiste en pagar a los propios médicos de la pública para que operen fuera de su horario, el Consell había destinado este año 16 millones y todas sus esperanzas de que fuera la medida definitiva para doblegar la curva después de haber llegado a una paz social con sus trabajadores al subir las compensaciones a pagar por operación realizada.

A día de hoy y pese a estar ya en desescalada, todavía no se ha recuperado y todo por las normas obligadas para evitar la covid-19. Igual que los centros de salud abrirán por la tarde para evitar masificaciones y las consultas de algunos especialistas se están haciendo por la tarde, los cirujanos también han ampliado sus jornadas y están operando dentro de su horario, pero en turnos de mañana y tarde. Esto impide, por ahora, la utilización de los quirófanos para el autoconcierto, al igual que otras medidas como el tener disponibles espacios suficientes para ofrecer el doble o incluso el triple de camas de UCI en cuatro días y para lo que se cuenta con estas zonas como último recurso.

El Plan Óptima, comprometido

Con estas limitaciones y con las vacaciones de verano del personal sanitario a las puertas, la Conselleria de Sanidad tiene muy difícil meter en cintura la lista de espera en los próximos meses. Habrá que ver si, en estas circunstancias, la consellera de Sanidad, Ana Barceló, se replantea el objetivo que se había marcado para 2023 gracias al Plan Óptima: rebajar los días de espera media a 70 para 2023 y reducir la cifra de pacientes un 25 %. Para ello, y solo para este año, Sanidad tenía presupuestados 16 millones para euros autoconcierto y otros 14 millones de euros para el plan de choque.

Temas relacionados
 

Mapa Coronavirus España

Mapa Coronavirus España

Buscar tiempo en otra localidad