+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Mediterráneo:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

ENTREVISTA

Kindelán: «Es probable que sean más frecuentes los fenómenos atmosféricos extremos»

Fernando Kindelán y Andrés Balfagón, jefes de sección del Consorcio de Bomberos analizan la actuación de este cuerpo de Diputación durante el temporal

 

Fernando Kindelán, jefe de la Sección Forestal del Consorcio de Bomberos. -

Andrés Balfagón, jefe de operaciones del Consorcio de Bomberos. -

MARI CARMEN TOMÁS
26/01/2020

El Consorcio de Bomberos de Diputación ha efectuado, como consecuencia de la borrasca Gloria 297 servicios, divididos entre 102 por nevadas, 96 costeros, 44 salvamentos y 55 por viento. Fernando Kindelán, jefe de la sección forestal, y Andrés Balfagó, jefe de operaciones del Consorcio Provincial de Bomberos, analizan cómo ha sido su labor.

-¿Cuántos efectivos han estado trabajando?
--Fernando Kindelán: Redondeando aproximadamente 200 personas diariamente activas trabajando en la emergencia.

--¿Cuáles han sido los momentos más críticos?
--F.K.: Convendría diferenciar la costa y la nevada. El problema añadido ha sido la simultaneidad. Nos ha colapsado la nevada y además hemos tenido una tormenta muy fuerte en la costa que ha producido muchísimos daños. Esta simultaneidad del interior y la costa haciendo servicios distintos ha complicado mucho la actuación.

--Andrés Balfagón: Lo más complicado en la costa han sido las horas iniciales, dado que tuvimos que realizar numerosos salvamentos, tanto de conductores atrapados por el agua como de gente que no podía salir de su vivienda. Socorrer a los ciudadanos ha sido nuestra principal prioridad. Paralelamente, también desde el primer momento se han realizado rutas de inspección de zonas inundadas, recabando datos sobre el estado de la situación para empezar a achicar en cuanto cesara el episodio meteorológico.

--Además, habéis estado día y noche.
--F.K.En efecto, hemos estado día y noche. Algunas máquinas quitanieves han parado por la noche porque hay determinadas carreteras de montaña en las que es muy peligroso trabajar por la noche puedes tener un accidente con mucha facilidad. Pero sí, hemos estado a piñón fijo. Y respecto a la nevada, es muy complicada porque ha caído mucha nieve. Sí que es cierto que no ha caído en toda la provincia como en el episodio de nevada fuerte, pero sí una cantidad muy importante.

--¿Qué altura?
--F.K. Ha habido zonas con metro y medio de nieve. Y todavía lo sigue habiendo. Seguimos trabajando. El Consorcio dirige un operativo y, además, estamos trabajando con maquinaria de obras. Tenemos del orden de 20 excavadoras trabajando.

--¿Cuáles son las zonas en las que se está trabajando?
--FK. Tenemos algunas del orden de seis o siete máquinas en la costa, limpiando los paseos marítimos, apartando piedras, trabajando. Y el resto, 18 ó 19, si no recuerdo mal, fundamentalmente el arco que comprende la Tinença, Els Ports hasta Vistabella... Van moviéndose de un lado a otro, trabajando especialmente en el interior de las localidades para que la gente pueda transitar, accesos a explotaciones ganaderas, masías un poco aisladas. Un trabajo que realizamos en colaboración de la Generalitat.

--A.F. Las tareas en la costa se centran en estos momentos en efectuar achiques en lugares como viviendas, garajes y urbanizaciones inundadas, para lo que contamos entre otros recursos con 50 equipos de achique de electrobombas y turbobombas. También estamos construyendo vías de evacuación de agua a través de maquinaria pesada. Aunque lo peor ha pasado, queda mucho por hacer.

--¿Y durante el temporal cuál fue el epicentro de los trabajos?
--F.K. El temporal causó mucho daño en la costa, ahí tuvimos una tipología de servicios concreta, achiques, sacar a gente atrapada en las casas afectadas y durante el episodio de nevadas, la incertidumbre cuando nieve mucho nuestra efectividad empieza cuando deja de nevar porque cuando nieve, las carreteras vuelven a taparse, y es una labor muy poco lucida. Cuando deja de nevar, podemos establecer la gravedad de la nevada y empezar a priorizar y hacer un trabajo con un cierto rendimiento, mientras tanto, intentamos mantener la situación pero la nevada siempre nos puede, en fenómenos tan intensos como este.

--¿Cuánto tiempo piensa que puede pasar hasta recuperar la normalidad?
--F.K. Si hablamos de normalidad en el aspecto de la nevada en la rehabilitación de accceso, la vialidad de explotaciones y carreteras, las carreteras están ya, faltan muchos accesos y despeje de nieve en las zonas de los cascos urbanos y esto calculamos que vamos a tardar días, porque hay mucha cantidad y el trabajo es lento. Tenemos una distribución geográfica muy grande y para llegar a todo tenemos que trabajar poco a poco.

--¿Cuáles han sido los momentos más críticos?

--AF. Lo más complicado en la costa han sido las horas iniciales, dado que tuvimos que realizar numerosos salvamentos, tanto de conductores atrapados por el agua como de gente que no podía salir de su vivienda. Socorrer a los ciudadanos ha sido nuestra principal prioridad. Paralelamente, también desde el primer momento se han realizado rutas de inspección de zonas inundadas, recabando datos sobre el estado de la situación para empezar a achicar en cuanto cesara el episodio meteorológico.

--Ahora, en el fin de semana, los ciudadanos querrán subir al interior, ¿es seguro hacerlo en estos momentos hacer una excursión o ir a visitar Ares?
--F.K. A nosotros nos parece que no es muy conveniente porque seguimos con un nivel de emergencia que ha bajado y además la afluencia de gente con una nevada tan intensa que no va a poder dejar los vehículos estacionados porque no hay zonas habilitadas ahora y en un momento dado van a obstaculizar el tráfico porque los viajes están abiertos, pero luego vas a entrar en el pueblo y no tienes sitio donde dejar el coche, solo hay un pequeño canal para permitir el paso de los vecinos. Esa afluencia de gente va a dificultar enormemente la labor porque probablemente se originen atascos y entorpecimiento de la carretera. No es nuestra labor regular el tráfico pero sí sabemos que en estos episodios cuando hay afluencia de gente a las zonas donde hay nevadas hay un problema importante para desarrollar nuestro trabajo.


--¿La unidad militar de emergencias ha permitido agilizar la situación?
--FK. En este tipo de emergencias cuando tienen un nivel determinado actúan todas las administraciones casi siempre. Todas colaboran para intentar resolver lo máximo posible. Este fue el mismo caso, la UME nos prestó una colaboración, Coordinamos nuestras actuaciones con ellos, desde el centro de coordinación de emergencias de Castellón, y tuvimos una labor coordinada, estuvieron en unas zonas concretas actuando hasta que la emergencia en su grado máximo bajó, puesto que la labor de la UME es solo para actuaciones de emergencia extrema.

--¿Qué enseñanza hemos extraído de este temporal para sucesos venideros?
--FKTenemos una dilatada experiencia en nevadas, así que sabemos qué nos vamos a encontrar. Siempre podemos mejorar cosas. El principal problema es que el trabajo no se puede hacer en 10 horas, es un trabajo continuado de días y a veces la población comprensiblemente no lo entiende, demanda nuestros recursos pero no son infinitos, tenemos que ir poco a poco volviendo a la situación normal. Y respecto a los daños de la tormenta en la costa, parece evidente que las cosas están cambiando. Probablemente en los años sucesivos nos encontremos con fenómenos atmosféricos extremos con mayor frecuencia tanto en el caso de este tipo de tormentas o de otros riesgos o incluso de incendios forestales.


--¿La previsión y los avisos han funcionado bien?
--FK. Sí, han funcionado correctamente. Se ha informado a las poblaciones al punto varias veces al día, de qués lo que estamos haciendo dónde y cuáles eran nuestras previsiones. Nos hemos preocupado de dar información en la medida en que podemos. Habrá Gente que se ha dado poca información pero yo creo que se ha avanzado un paso en el ámbito de la información a los municipios para explicar qué estábamos haciendo y a qué velocidad.

--¿Este ha sido el temporal más duro que recuerda?
--F.K. En cuanto a nevadas, ha sido un temporal duro; también es cierto que hemos tenido otros temporales igual de duros e incluso más extensos geográficamente. Con respecto al de la costa, ha sido un temporal extraordinariamente duro y los daños, pendientes de valorar , probablemente sean de los más altos que han sucedido hasta ahora. Ya te digo que los daños están pendientes de valorar por otros organismos y administraciones que no somos nosotros.

--A.B. El episodio de esta semana ha sido singular por muchos motivos. En el litoral, ha habido una mezcla de lluvia, viento y temporal marítimo, y la combinación de los tres elementos ha generado muchísimas incidencias y las ha agravado. Además, la afectación ha sido en la totalidad de la costa, de norte a sur. Sin olvidarnos de que simultáneamente la situación en el interior era igualmente complicada por la nieve. Todo ello ha hecho que desde el Consorcio hayamos tenido que redoblar esfuerzos en medios y coordinación para atajar esta situación.

--En los últimos días se ha estado haciendo un llamamiento a la responsabilidad sobre personas que se acercaban a ver las olas y tenían que ser rescatadas, ¿han tenido casos de personas irresponsables?

--AB Nosotros hemos tratado de alertar a la población tanto a través de las redes sociales como de los medios de comunicación, tanto antes como durante el transcurso de la Borrasca Gloria, e incluso después. Los medios de comunicación cumplís un papel muy importante en estos casos. Pensamos que la ciudadanía castellonense ha actuado con precaución, pero aún así ha habido casos de conductores que quedaban atrapados al circular por zonas claramente inundables,o al conducir sin cadenas por carreteras nevadas, por lo que resulta claro que hay que seguir insistiendo en la prevención.

--Muchas gracias y enhorabuena por el trabajo que están realizando.