+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Mediterráneo:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

«Las bandas necesitan todo el apoyo institucional y mayor financiación»

 

Daniela Gómez, nueva presidenta de la FSMCV, en el paseo marítimo de Xilxes, su pueblo natal. - MIQUEL SÁNCHEZ

ELENA AGUILAR
19/05/2019

Daniela González (Xilxes, 10-03-1972) acaba de hacer historia. Y lo ha hecho por partida doble. Se ha convertido en la primera mujer en acceder al cargo de presidenta de la Federación de Sociedades Musicales de la Comunitat Valenciana (FSMCV), una entidad formada por 553 sociedades y más de 40.000 músicos, 5.000 de ellos en Castellón. Pero es que, además, esta músico y empresaria se ha convertido en la primera representante de la provincia en llevar la batuta de la Federación, una entidad que en el 2018 cumplió 50 años. González consiguió el 94% de los votos y sustituye en el cargo a Pedro Rodríguez, que renunció para ser senador independiente por el PSPV.

--Acaba de ser elegida presidenta de la FSMCV y con su elección se han marcado dos hitos históricos. ¿Cómo se siente?

–Me siento muy contenta y, sobre todo, orgullosa de poder estar al frente de un colectivo como el de las sociedades musicales, y más en esta tierra de músicos. Somos un proyecto social y educativo único en el mundo y un referente a nivel internacional.

--La mujer está cada vez más presente en las bandas y las sociedades musicales de la Comunitat, pero no siempre ha sido así. ¿Cuál ha sido la evolución?

–La mujer empezó a estar presente en las bandas sobre todo a partir de los años ochenta. Desde entonces, y muy lentamente, ha ido cada vez más incorporándose incluso en cargos directivos y en todo lo que supone la gestión de la sociedad. Hoy en día el 30% de las presidencias de las sociedades de música de la Comunitat ya lo ocupa una mujer y el 37% de las secretarias generales. Son datos positivos que nos hablan de una normalización para la que hay que continuar trabajando porque queda mucho por hacer.

--¿Qué proyectos está realizando la FSMCV en el ámbito de la igualdad entre hombre y mujer?

–Esa esa una de nuestras líneas estratégicas. Nuestra Federación fue la primera entidad valenciana y la cuarta en España en firmar la carta de la igualdad mujer-hombre en las artes escénicas, promovida por la plataforma Clásicas y Modernas. Fue una adhesión voluntaria con la finalidad de incrementar la presencia de las mujeres en nuestras actividades y, además, difundirlo. En el 2015 creamos la Banda Sinfónica, un proyecto 100% en clave femenina para visibilizar el papel de la mujer en la música y en todos los ámbitos culturales. Empezaron con una agenda de conciertos exclusivamente para el 8 de Marzo y están teniendo mucho éxito y cada vez tienen más conciertos. En el 2017 modificamos los estatutos para incorporar entre nuestros objetivos la defensa de la igualdad de oportunidades en el ámbito musical. También hemos creado un decálogo para impulsar la presencia y el liderazgo de la mujer en la música.

--Es verdad que la mitad de los músicos que componen las bandas de música son mujeres. Sin embargo, a la hora de dirigir, todavía son minoría. ¿Por qué?

–No solo a la hora de dirigir, sino también a la hora de interpretar e incluso de enseñar. No había ningún referente, pero no solo a nivel nacional, sino también internacional, en donde la mujer pudiera verse reflejada. Todos los proyectos puestos en marcha por la Federación han ido precisamente en esta dirección, visibilizar esta situación e incorporar la figura de la mujer no solo en la dirección sino en el resto de campos de la cultura musical.

--Esta es una comunidad de bandas de música. No hay municipio en Castellón sin una, dos o hasta tres bandas. ¿Qué situación atraviesan estas agrupaciones?

–Nuestras bandas de música, algunas de ellas con 200 años de antigüedad, han tenido que reinvertarse durante décadas. En plena crisis han sido capaces de aumentar el alumnado de sus escuelas en un 22%. La verdad que es asombrosos ese poder de resistencia de las sociedades musicales. Aún así muchas de ellas siguen siendo deficitarias y para ello se necesita más financiación pública y todo el respaldo institucional que sea posible. Por eso ha sido fundamental que el Consell declare BIC nuestras sociedades musicales y la tradición musical que representan, para proteger y salvaguardar un bien que, además, supone una de las más importantes señas de identidad de nuestra cultura. Sin duda.

--En su discurso de toma de posesión dijo que uno de los retos de futuro era fomentar la empleabilidad de los músicos. ¿Cómo se puede conseguir eso?

–En proporcionar nuevas salidas profesionales y especializadas a nuestros músicos. En una tierra como esta, con tanta densidad de músicos, yo creo que se hace necesario que lideremos esta nueva vía de empleabilidad con ellos, ya que hay muchas opciones de profesionalización, desde el autoempleo hasta múltiples salidas profesionales que están por explotar y que vamos a poner desde ya en marcha en colaboración con la Universitat de València.

--¿Qué otros retos plantean?

--Dentro de nuestro programa electoral aprobado el pasado mes de octubre, básicamente destacamos ocho retos, desde objetivos de entorno legislativo y económico, de comunicación externa y relaciones institucionales, de acercamiento a nuestras sociedades musicales, de comunicación interna, de organización de la misma estructura, de actividad federal... También tenemos retos educativos y de escuelas de música, retos artísticos... En total son 170 puntos de acción. Tenemos muchísimo trabajo por hacer.

--Llama la atención que todo este entramado formado por miles y miles de personas se apoye básicamente en el voluntariado ¿Qué papel juegan los voluntarios?

--Yo le contestaría con otra pregunta. ¿Qué sería de nuestras bandas sin los voluntarios? Se trata de personas que trabajan por y para la sociedad musical, quitándose tiempo personal, tiempo con la familia... Personas que después de llegar cansados de estudiar o de trabajar siempre están al pie del cañón. Llevan en el ADN el gen de la música y, sin cobrar un euro, estos directivos y músicos trabajan para llevar a su pueblo no solo música, no solo fiesta y no solo cultura, sino sin darse apenas cuenta están regalándole a nuestra sociedad un ratito de felicidad. Con sus pasacalles, con sus conciertos, con sus festivales.... ¿Cuánto pagarías tú porque te hicieran feliz? Desde aquí mi gran admiración y todo el agradecimiemto.