+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Mediterráneo:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

los empresarios cumplirán así todo lo fijado en la zas

Las tascas instalan los toldos que pondrán fin a la ley seca

Las lonas antirruido estarán en 10 días y el consistorio podrá dejar beber en la calle

 

DAVID P. SOLVES
23/05/2012

Las tascas de Castellón comenzaron ayer los trabajos de instalación de los toldos fonoabsorbentes que, en un plazo aproximado de un mes, permitirán restablecer el consumo de bebidas alcohólicas en la calle. El concejal de Sostenibilidad, Gonzalo Romero, se acercó a mediodía a supervisar la colocación de los postes metálicos que servirán de soporte para las lonas ignífugas en la propia acera de las calles Barracas e Isaac Peral a excepción del tramo del inmueble de la Fundación Dávalos Fletcher. Lo hizo acompañado de algunos empresarios hosteleros. Las piezas irán a escasos centímetros de la fachada de los negocios y todas estarán listas en un plazo de apenas diez días.

Romero explicó que, a partir de ese momento, los empresarios podrán pedir por escrito en el Ayuntamiento que se aplique la exención contemplada en el nuevo artículo 26 de la ordenanza municipal de convivencia ciudadana. La junta de gobierno local aceptará la solicitud y, apenas unos días después, será historia la ley seca instaurada por resolución judicial el pasado 29 de enero.

Los toldos fonoabsorbentes, que estarán instalados en la calle a una altura aproximada de tres metros, se utilizarán a diario a partir de las 22.00 horas. Cuando no estén operativos permanecerán plegados. Esta era la última medida contemplada en la declaración de las tascas como zona acústicamente saturada (ZAS) que aún no se había materializado. El resto --la vigilancia policial, la reducción del horario de apertura, la limpieza de la zona a una hora determinada o la limitación en la concesión de licencias-- llevan en vigor desde finales del 2010 y serán sometidas a revisión en diciembre de este año. Si los niveles de ruido nocturno siguen por encima del tope máximo fijado por la legislación, la ZAS se prolongará otros dos años e incluirá más medidas correctoras.

Los empresarios asumen íntegramente los más de 20.000 euros que cuestan los toldos fonoabsorbentes. En el consistorio están seguros de que la Asociación Castelló Sense Soroll regresará en un futuro a la vía judicial. H